viernes, 2 de septiembre de 2011

Esa especie del zoo.

Imagen de la cuarta.com Zoo de Santiago, recinto grandes simios


En la visita al zoo los grupos suelen quedar maravillados ante un cercado que anuncia con un triángulo amarillo que no se permite interactuar con esta especie. En la visita guiada no se admiten  más de quince visitantes para evitar molestarles. En ocasiones no se dejan ver y han de conformarse con visionar únicamente las grabaciones.

La considerable superficie de la que disponen consiste en un paisaje con diversos tipos de árboles y una construcción pequeña.
Como es habitual en todos los mamíferos, son las crías las que presentan mayor actividad. Se han sustentado diversas teorías sobre la razón de que los adultos, ante un excesivo ruido, los conminen a entrar con ellos al refugio.

Esta especie  emite sonidos articulados de una gama de tonos casi infinita e interactúan con ellos de forma permanente por lo que se puede asegurar que utilizan un lenguaje propio.
Tienen abundante pelo en la parte  superior y dorsal de la cabeza. Son bípedos con deambulación, como forma habitual de desplazamiento,  pudiendo conseguir una considerable velocidad.

Otra característica que llama la atención es su capacidad para convertir objetos en  herramientas y la diversidad de funciones que parecen encontrar  con cada una de ellas. Con algunas emiten sonidos rítmicos y armoniosos, llegando a producirlos con sus manos o con sus labios. Se ignora su función.
Parecen disfrutar con actividades sin objetivo alguno y su labio superior se eleva en esas ocasiones dejando escapar extraños ruidos cuyo objetivo sigue siendo motivo de estudio.  

Por su peligro crítico de extinción la fotografía del grupo formado por cinco especímenes es el reclamo de los carteles anunciadores del Zoo. Los intercambios internacionales pretenden garantizar la diversidad genética para su conservación.

4 comentarios:

  1. Somos una especie en extinción? Saludos. Alfred

    ResponderEliminar
  2. Bichórridos homínidos, vamos...!
    Muy buenoooo
    Pero me pregunto que, dada la capacidad destrucitiva de estos seres, quién carajo serían los visitantes?
    Besitos desde 'Poemas del volcán'

    ResponderEliminar
  3. Alfred: Yo creo que podemos estar en peligro de autoextinción, pero el relato sólo pretende una visita a un Zoo
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  4. Luis:A qué especie pertenecen y en qué tiempo sitúo ese Zoo, lo dejo a tu imaginación.
    Si te ha gustado ya es un regalo.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.