martes, 24 de abril de 2012

El cisne negro


Luis se enamoró perdidamente de una figura que fue imposible adquirir por más esfuerzos y tiempo que dedicó a convencer al artesano. La ardua búsqueda de esa combinación de elementos, que permitiese ese aspecto único, le había llevado tres años de investigación, de pesquisas que acaban en callejones sin salida y en un distanciamiento progresivo de su familia. Pasó el tiempo, encauzó sus aficiones y su curiosidad en un trabajo que seguía cautivándole y la vida parecía estar en calma cuando, el azar le llevó a un claustro de un convento, una mañana de Marzo y. de forma totalmente accidental, pudo llegar a un secreto que ya no buscaba.  
Cuando al fin pudo obtener la fórmula, casi alquímica, sintió un alivio extraño, a destiempo, pero con sabor a ilusión renacida, y comenzó entonces una minuciosa revisión de artesanos del vidrio, aprobando al fin la pericia de un hombre flaco y veterano, que se cruzó en su camino en un pequeño taller cercano a Poblet.
La figura del cisne se encargó con la única premisa de usar para su fabricación esa receta perdida y que confería al cristal la propiedad de mantener una tonalidad base, pero de la que emanaba, con imperceptibles cambios de luz, una arsenal infinito de tonos. Esa peculiaridad iba asociaba a que en su manipulación no se usara más que agua para su conservación y por supuesto, una limpieza exquisita de manos. De no ser sí, el color cambiante y embelesador quedaba convertido en  un gris anodino, hasta lavarla con agua fría nuevamente y secar la pieza con trapos de algodón virgen .
Nunca fue un recurso decorativo, y Eva lo sabía mejor que nadie. No en vano cuando esperaban visitan la guardaban en la vitrina.
Esa noche sus manos estaban llenas de polvo del desván y se sintió derrotada por la envergadura de la tarea de limpieza que había ido postergando. Podía pasar de largo de la pequeña peana con la preciada imagen alegórica en su equilibrio precario. Podía hacer un esfuerzo para vencer al cansancio y lavarse a conciencia, porque, su tacto lograba  recomponer toda su tranquilidad al instante.
Cuando la hubo rozado con la yema de su índice, confirmó que ya no estaba en sus manos controlar las fuerzas desatadas, y supo que lamentarse  no cambiaría el resultado del impacto.
Los escasos fragmentos de cristal esparcidos por el suelo, contemplaban atónitos a una mujer desolada. Luis la besó con un amor invencible, y  la noche les encontró planeando otra figura que encargar, que en ningún caso sería la de un cisne negro. 

Nota del autor:
Los pigmentos a utilizar y forma de combinarlos se hallaron descritos en un pergamino, junto a una carta de navegación, en un cofre de madera. 
Actualmente estos documentos están custodiados celosamente en la memoria de un monje octogenario del Monasterio de Montserrat. 

4 comentarios:

  1. Una historia fascinante con la lección primorosa que tantas veces se nos olvida de la realidad. Lo material es solo eso, material. Y nosotros y nuestra vida va mucho más allá.
    Me gusta que ese hombre sensato y cabal tenga por nombre Luis :) Mucho he de aprender de el.
    Un besote Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por una la lectura tan atenta, exhaustiva y profunda.
      Lo material, aún primoroso, queda siempre por detrás de lo realmente importante.

      Un abrazo Luis

      Eliminar
  2. La relación de la pareja por encima de cualquier elemento material, por sofisticado y deseado que sea. Una lección de humanidad bien entendida.
    Las personas antes que los objetos. Estos se pueden volver a realizar por un buen artesano, el amor roto no se puede rehacer.
    Un abrazo albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O en todo caso, el amor que se permite uno dejar romper, gozó de menos cuidados en su fabricación que una figura, de cristal en este caso. O se valoró en menor grado que artilugios varios.
      Las parejas de largo recorrido son buen ejemplo de ello. Creo.

      Gracias por tu lectura y siempre amables comentarios.
      Un abrazo Alfred

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.