miércoles, 16 de mayo de 2012

Dia de Internet


Tomado de Google


Hoy es el día del presente.

Es el día de internet. Toca reivindicar cada minuto como si fuera el último que nos toca vivir. Aunque sólo sea por el inmenso temor a enfrentarnos a  una pérdida, y no haber gozado de lo que se puso al alcance de la mano y no se llegó a sentir.

Maldito el reloj y maldito el lugar, en el que no se supo, no se quiso, o no se  pudo,  decir lo que en cada sístole gritaba nuestro sabio corazón. 
Cuando se habla de amor la conjugación del verbo no admite pretérito futuro.

Hasta internet lo afirma existiendo, permitiendo el presente y no el futuro. Pueden hacerse estudios de cómo se articulará y desarrollará la comunicación, sobre las formas de envío de información y conocimientos; y elucubrar un sinfín de prospecciones e hipótesis, pero, porque detrás de este invento hay personas, de carne y hueso. Con miserias y glorias, errores y aciertos, llantos y risas.

Ese beso al hijo, que nunca estorba, ese guiño al compañero, que jamás agota, ese “ te quiero” a la madre, que no cotiza en bolsa, esa sonrisa al vecino que te ayuda, que nunca pesa en las bolsas de la compra…. eso dos mil gestos que dejamos de ofrecer…
...¿Por qué ahorrarlos hoy?. 


Derrochemos, en estos tiempos oscuros y malolientes, la simple alegría de vivir.

8 comentarios:

  1. Derrochemos amor, sí. Que es bueno y no cuesta, que aunque lo demos a repartir no se gasta.
    Suscribo tus palabras, Albada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sara.
      No se gasta ni pasa de moda, ni pesa ni carga. No cuesta nada y no tiene precio.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Deliciosa reflexión que comparto, Albada. Abres un camino muy interesante desde el punto de vista literario que daría para mucho: la vida virtual. Quedo en profundizar en ello. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida virtual, gabrielpalafox, es lo que tiene, la inmensidad de existir, en cada mente.

      Cada vez más estudios demuestran que, al final de los finales, de una u otra forma, las identidades ficticias dejan aflorar los rasgos de personalidad básicos del sujeto que los creó.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Besos, abrazos y achuchones, aunque sean a traves de "la red".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como no tenemos otra red (ni de seguridad, me temo)... recibidos, sentidos y por supuesto, sin bolsa azul, te regreso:

      Tres abrazos,
      un achuchón del quince, que llaman apapacho en otras latitudes
      y un guiño cómplice, que me deja medio tuerta, a fe mía!

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.