martes, 1 de mayo de 2012

Dolor, puro dolor



El dolor que se había iniciado en su abdomen, había ido extendiéndose, primero a hombros y caderas, para proseguir su avance hacia las extremidades y el cráneo y acabar en la punta de sus dedos. Era un dolor seco y ardiente el que fue envolviéndole, mientras devoraba a su paso músculos y huesos, arterias y nervios, recuerdos y proyectos.

Descender al lado oscuro  le había llevado a un estado de intoxicación severa, de autoinmolación estéril. El dolor no menguaba de intensidad ni rango. Daba cuartel sólo unos instantes en los últimos días.

Desde la oscuridad sin fondo pudo hacer un pacto entre su herencia genética y las teorías conductistas. Ponderó después los datos de su propia historia y los resultados bioquímicos de su último análisis sanguíneo. Improvisó una hoguera en un bidón, donde fue arrojando, lentamente y de forma metódica, todos los mamotretos,  revistas científicas, la impresión del último TAC y de otros documentos médicos y, en definitiva, todo que se había ido acumulando en un montón informe en el extremo del escritorio, construyendo las irregulares piezas de un puzle por hacer encajar.

Podía sentir cómo, con el acre olor del humo espeso, se iban elevando  hacia el cielo azul, las cuentas de un collar que había conformado su coartada perfecta. Aquella  que le había costado urdir exactamente desde que tenía uso de razón.

4 comentarios:

  1. Mientras el humo delataba como su historial clínico desaparecía victima del fuego, sentía como se liberaba del dolor que la había estado anulando como ser vivo. Tiro las cenizas a la basura junto con las medicinas que le habían esclavizado tanto tiempo y decidió vivir sin más.
    Si te piace.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que me piacce.
      El dolor mantenido, inmisericorde e inmanejable muchas veces, que han referido algunos afectados por la fibromialgia y otros procesos crónicos me inspiró este texto optimista.
      Mi protagonista persigue y consigue, con su exorcismo o conjuro particular, salir de una posición invalidante arrastrada desde su juventud. El dolor con mayúsculas anula. Coincido contigo.
      Un link
      http://fibromialgia.areastematicas.com/revision.php?id=329

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Magia negra, o en este caso blanca (aun no entiendo el porque de los colores) para quitarse o transferir dolores en vez de crearlos. Si llegase a funcionar, no creo que el sector farmaceútico y médico lo permitiesen. Se acabarían esos negocios lucrativos vinculados a la salud.
    Un beso Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin entrar en colores, la magia es de aquellas cosas, que aún no existiendo, te enganchan, si te dejas engañar. Yo sí creo en una especie de " magia" que nos permite ver más allá de lo que los ojos ven.
      El llamado " pensamiento mágico", que en los niños desaparece sobre los 7 años, me parece un componente preciosos del ser humano.

      Un abrazo y gracias por tus comentarios siempre preciosos.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.