sábado, 26 de mayo de 2012

Primavera por abrir





Bajo tierra, en su cobijo, el tiempo había dado paso a la primavera.

El sonido del viento agitando las copas de los árboles le despertó con mil sonidos, casi todos naturales.

Algún trueno tropezó con los sueños. Una salamandra despistada le tocó la nariz, haciéndola mover agitadamente por su curiosidad infantil, y salió con su madre hace pocos días por primera vez. Es tierno y ágil y está seguro de que sus fuerzas.

Ya descubrió un aire  por reconocer.  
Aprendió a leer olores y a recopilar signos de amenazas posibles. Sujetó con pinzas en su memoria los consejos que le dieron y guardó como pudo los datos que alcanzó a  recoger.

Se aventura ahora a un primer paseo. Quiere comer un poco de trébol.

Adelanta un paso entre los matojos, sonríe  a una mariposa, concentra la vista, levantando las orejas y entre bolitas pequeñas que cubren su vista de blanco…de la nariz y los pulmones le llega un picor insoportable, que sube, le ahoga la garganta, le trastoca la alegría, le sube a los ojos y oye asombrado

...Attchisss!!

4 comentarios:

  1. Cada día aprendemos y nos sorprendemos por algo nuevo. Los consejos siempre venidos de la experiencia siempre son sabios, pero desgraciadamante es la propia experiencia en nuestras carnes la que realmente nos enseña.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el dicho de que nadie escarmienta en cabeza ajena, es real. Las alergias al polen, en la primera primavera, hace crecer al gazapo. Estoy segura. De momento le vi retroceder un pasito, saltito más bien.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Estornudos felices, gratos encuentros con el polen flotando en el ambiente, para animarnos a despejar las fosas nasales con contundencia.
    Simpática imagen, de unas orejas tiesas y una pata en el hocico, ¡salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfred!, me resultó tan tierna...Atchisss, me contagié.

      Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.