viernes, 1 de junio de 2012

Aparejos de vela







Abandonaba el puerto.
             Para probarse otra vida,
                                y ponerse en otra piel.

               Defendió con  espinos
                        su alma en la trinchera.
                                    En la línea de fuego.
                                                las afiladas uñas,
                                                   los apretados dientes,
                                                               el corazón derretido,
                                                                      y los restos del naufragio.

Con sus treinta y cinco pies
                                         Un catamarán a punto.....
                                                                                la espera al atardecer.

12 comentarios:

  1. Con rumbo a la felicidad, todo el velamen desplegado, sin salvavidas, pues sólo el triunfo es aceptado, en este viaje sin cartas de navegación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con rumbo hacia nuevos horizontes. Con la mesana y la mayor armadas, listas para desplegarse al viento. Hacia donde lleve, si no hay carta de navegación.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias Álvaro. Es la imagen que pretendía, la de nuevos comienzos.

      Bienvenido a este blog, que puedes considerar tu casa.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Un micro lleno de esperanza sobre nuevos retos y con la valentía y fuerza de haber superado los díficiles.
    Abrazos Albada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar, todo es siempre superable. Sólo una cosa nos retiene la libertad, el miedo. Incluso el miedo a no tenerla, pero lo cierto es que la libertad la llevas en ti. Y no en los espacios que demarcan tu cuerpo.

      Un abrazo!!!

      Eliminar
  4. Otros rumbos, otra vida... Hay fuerza aquí, y esperanza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre, todo es posible, sólo hacemos camino al andar. Como Machado recoge de forma magnífica.

      Un abrazo Sara!

      Eliminar
  5. Uno nunca es vencido si uno no quiere. Uno nunca es vencido si no se detiene. Hasta el último aliento puede hinchar la vela que nos lleve a otros lugares, otros mundos donde encontrar lo que buscamos. Sea lo que sea.
    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Albada, me ha gustado este nuevo registro tuyo, al que yo por lo menos no estaba habituado. Un barco, el mar. Y el horizonte: Un hombre, el tiempo y la vida. Que espera, como siempre. a ser alcanzada, a ser vivida. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      La vida no se hizo para otra cosa que para ser vivida. Conlleva etapas, rupturas, cambios de registro, de escenarios incluso, pero todos son pasos. Los simples pasos que algunas veces suenan en el asfalto como la suela de zapato de estreno. El caso del texto.

      Si te ha gustado...genial!

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.