sábado, 9 de junio de 2012

Requiem por las amigas que nunca se irán


Una iglesia de Barcelona



La Ana que yo conocí

Ana de Barrena, Nati, Mercé, Montse y Ana
Se escapó de una jaula de prejucios caducados 
Y dispuso de su risa para alejar a los fantasmas

Planificó su alegria entre niños e incubadoras 
Y desplegó su sonrisa entre  la sangre y los miedos.
Desde sus ojos, la vida simple y dura, renacía.
Desde su corazón, el lacerante dolor, esquivo o fiero,   se transformaba en esperanza.

En nosotros

Se nos escapó de esta cercanía prosáica de los amaneceres
Se emancipó del dolor del quehacer de los hospitales y de los sinsabores.
Planificó la sonrisa en el cielo entre nubes de algodón de feria.
Desplegó sus alas para esperarnos y quitarnos los miedos a volar.
Desde nuestros ojos y nuestros corazones, no hay dolor que no podamos transformar desde su forma de mirar. 

Esa mirada limpia que ella,  a mí en particular, me invitó a compartir.

Montse:   
En Sant Hilari 2010. Reflejo  de mujeres magníficas. 




Me quedo con tu risa, tu valentía y tus gafas de colores.



Tu risa que me traía aromas de complicidades blancas.


Tu valentia en encarar los avatares cotidianos y tu incuestionable partida. En tu  conciencia de la brevedad del ser.

Tus gafas de colores que nos alegraban las frías cuestiones de la metodologia, las variables y los resultados del chi cuadrado. Desde tu certeza de que sólo lo bien hecho, bien està.


Me quedo con tu forma de ser, que yo, alguna, vez también quisiera ser.   

8 comentarios:

  1. Como las uvas de un racimo, que se van seleccionando para hacer un buen vino, así nuestro recuerdo de las personas que nos acompañaron se agranda, supliendo su ausencia con la grandeza de su ejemplo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy un poquito prosaica yo para estas cosas del querer. No pueden irse porque están en mí.
      Dentro de mí, como las mejores uvas, germina día a día lo que ellas pudieron y yo permití que me contagiasen.
      Las notas de ausencia las contemplo desde sus propios ojos, y eso me serena. Me regresa a su vivir.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. El sentimiento que me provocan tus palabras hacen emerger lágrimas doloridas, por la pérdida aún reciente, por los recuerdos fraguados, por la dura lucha del que queda, por tantos llantos que apaciguaran los ahora escarpados sufrimientos. El bálsamo llegará como una bendición por las obras bien hechas y el ejemplo de la persona que dejó hondas huellas de alegría e integridad.
    Ánimo en los momentos tristes que la vida nos depara!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar. Nos dejaron con quince días de diferencia. El enorme bálsamo que dejan es saber que, siendo como son, no dejan de ser en cada uno de los que tuvimos la enorme suerte de conocerlas.

      Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  3. La voz de los cielos, la de silencio o la del alma son un continuo que permanece en los afectos del corazón.

    Hay una luz de ellos que nos deja impregnada el alma para siempre.

    Me uno en tu dolor y recibe un abrazo de luz que reconforte tu corazón y el de sus seres queridos, de todos y cada uno de sus deudos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las almas tienen voz a veces Lucía, en el silencio de nuestro propio corazón. Y estas mujeres, en sus voces fuertes y vivas, nos iluminan los sentidos cuando pensamos en ellas. Por eso, no pueden irse del todo.

      Hasta que yo misma me vaya, ellas están en mí, brillando.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Las personas que han significado algo importante en nuestra vida, formando parte de ella, siempre nos dejan esa última lección maestra. La de la partida. Por ello podemos recordarlas de por vida con una gran y dulce sonrisa de complicidad. Porque lo más bello de esta vida es haberla podido compartir.
    Un besote y perdona el abandono al que te tengo sometida, que no por ello me olvido de ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora me sabe mal haberte dado tanto trabajo. No, por favor.
      Haber compartido la vida es de lo poco que nos llevaremos de ella.

      Y agradezco, que aunque sea a través de la pantallita, podamos compartir textos y afecto.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.