lunes, 16 de julio de 2012

Tiempo archivado.

Galería gráfica de solsanchez.es

Tapo la urna del libro de mi vida. No porque quiera darlo por acabado. En absoluto.

Habrá un tomo II, tal vez un tomo III incluso, pero como este legajo no puede haber una segunda edición. Por ello tomo la decisión de dar un paso adelante, con el metalcrilato y su fijación a la madera de ébano cincelada con letras.

Para encuadernarlo reuní papeles, entradas de cine, tikets de viajes, entradas de museos, entradas rotas de conciertos y fotos varias. Cosí con calma manuscritos en diversos soportes, alguno de los cuales, como las servilletas de un bar, con una precariedad y una letra que apenas reconozco. 

Entre sus páginas reposan flores que se desecaron entre el papel cuadriculado y un ayer que aún riega mis venas cada día.

Entre los capítulos yacen olores que devienen en gratas o amarga imágenes. Reposan sabores de risas y llantos, de anhelos y derrotas, pero por encima de todo, queda plasmada la certeza de que he vivido.

No cambio de dígito en mi edad. No ha habido un gran tsunami en mi geografía, pero sí el descubrimiento de una sensación que jamás había experimentado. Y que reclama, en la sinceridad que  uno acaba por tener que tener consigo mismo,  poner un punto y aparte en la vida.

Tomado de Google
Este blog será de las pocas páginas que cabalgará a lomos de dos tomos. Eso lo hace especial. Son sólo palabras. Si me apuran alguna imagen. Un despertar público a una afición eterna.

Y en él, y  hasta yo puedo observar,  el tiempo pasa. Hay libros que han de dibujar en el aire el gesto de su final, con la alegría de iniciar la lectura de otras páginas por escribir.


4 comentarios:

  1. Entiendo que tienes un libro ¿Verdad?
    Solo pensarlo... Ya me contarás algo, no quiero decir nada más.
    TU BLOG, AMIGA MIA, NO SON SOLO PALABRAS, LO SABES.
    Por lo menos yo no lo siento asi.
    Un besote al que le seguirá un segundo, y un tercero....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que mientras adjuntaba una foto has hecho el comentario.

      El mundo se abre paso a la vida. Porque la vida se abre paso con la fuerza de los que va yendo por sí mismo. Descubrí que hay cosas que no se pueden forzar. Que seguramente la sabiduría, de la que carezco, esté en eso: dejar y dejarse fluir.

      Gracias siempre. Un abrazo de no menos de siete segundos.

      Eliminar
  2. En el ir y venir de tus palabras, por las historias contadas en tu blog, el humilde lector, se va formando una imagen, de la autora, el que intenta clasificarla, entre los parámetros conocidos mientras inicia un sentimiento de admiración, pero es un vano intento, pues el sentimiento, la sensibilidad, la vitalidad,no podemos encorsetarla en una caja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres un sol.

      Gracias por estar. Solo agradecer que el azar te pusiera donde caja alguna puede cerrar tu página de amistad blanca en mi vida.

      La urna cerrada, pero no sellada estará a tu alcance de visión siempre.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.