miércoles, 18 de julio de 2012

La enciclopedia para Laura



Me abrió una muchacha de cabello negro, liso y brillante atado en una cola de caballo que le rozaba la cintura al abrirme paso por el pasillo.
El desorden reinante contrastaba con la pulcritud y meticulosidad que exhibía la habitación del fondo del pasillo.
En una cama de matrimonio, de cabezal casi barroco yacía de lado, sermicorvado, un hombre enjuto. No aparentaba menos de ochenta  años.  Me sorprendió su poblada cabellera, de un color blanco impoluto y los esfuerzos que realizaba con evidente dolor, para que pudiéramos hablar. Cuando consiguió incorporarse sobre una almohada que la muchacha instalara bajo su cabeza, y me hube acomodado en un silloncito de terciopelo rojo, pudo hacerme entender por qué quería deshacerse de algunos libros y otras antiguallas.
Historia de perdedor tal vez. De viudedad y lectura.  De un sobrino con nulas ganas de acompañar su vejez y su decadencia física. De esas cosas que en la sala había ido dejando para que yo me las llevara siempre y cuando, en mi anticuario, pusiera atención al posible comprador.
Invitó muy educadamente a Mariana para que permitiera que yo observara y dispusiera de libertad en la sala de estar.
Les podría hablar de objetos sin valor y de otras cosas. Pero tras acordar con precisión qué quería que me llevase, me limitaré a decirles que los tomos de la Historia Universal, que compró para el sobrino y una figurita de marfil, que su esposa adoraba, me dejaron una sensación especial.
El olor acre de los libros contrastaba con el de mejillones al vapor que llegaba desde la cocina. Pensé en Laura, escrutiñadora del alma de los libros, de los aromas a pergamino y piel, y amante de ese dulce olor a lectura retenida entre anaqueles de librero y polvo de las mesas camilla con sus mantelitos de crochet.
Les dejo la imagen de unos tomos de enciclopedia, pero la figurita de marfil, de una geisha, estará próximamente por este espacio virtual de sensaciones.
   

4 comentarios:

  1. En breve habrá que acudir a los anticuarios para poder oler un libro, pasar sus páginas sintiendo el tacto del papel, acariciar su lomo...
    Habrá que adaptarse. O no.
    Un besote a la antigua... Muaca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recibido sano y salvo. En breve, las casonas estarán redecoradas y las colecciones y enciclopedias serán caquibaches que sólo unos pocos podremos valorar.

      Un abrazo, a la antigua usanza. Agarrado y fuerte.

      Eliminar
  2. Los librero de viejo ha tiempo desaparecieron, de una calle de mi denostada ciudad, en donde quedaban algunos escondidos tras unos muros de un seminario en desuso. Los turistas no compran libros, ni nuevos ni viejos. Y los tenderetes no eran de diseño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los turistas no compran libros en un idioma extraño, pero el Rastro, Els Encants y mercadillos de anticuarios son visitados por quienes quieren omprar la ilusión de haber sido quien no fueron.
      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.