sábado, 4 de agosto de 2012

Esperando al sol





Amaneció expectante. Esparció a su alrededor canela y aromas de terciopelo. Pasaron lentas las horas. Estuvo esperándolo todo el día, pero el sol se olvidó de ella. Sus rizos y sus pestañas quedaron flotando en un mar oscuro y gris. De telarañas.

2 comentarios:

  1. De todos, este solitario,por azar o no, es el que más me ha gustado.
    Un besote sin olvidos

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.