lunes, 20 de agosto de 2012

Jugando con " cuatro tigres en un armario"


Me asusté cuando me dijo que tenía cuatro tigres en un armario. Me tranquilizó saber que le gustaban los peluches con forma de animales, y que era amante... de los felinos.


Sacudió su cabello del agua del mar y los zapatos de la arena de la playa. Se desperezó el alma y sabiendo el contenido …acarició a los cuatro tigres en el armario. Ellos la hicieron reír con sus cosquillas saladas. Hasta que crecieran, sólo sabían amar y jugar. Es la infancia.



Preparaba su coartada con el estómago encogido. Tenía dudas sobre el apetito de los cuatro tigres en el armario. A pesar de la inmensa inquietud sobre su propio destino, llevaría a cabo, por fin, el asesinato tan cuidadosamente planeado desde la compra de unos cachorros.



Hacía mediciones por toda la casa y, armado con su cinta métrica y un estetoscopio, especulaba sobre el escondite para el extraño robo del circo Cri. Jamás imaginó que cuatro tigres en un armario pudieran permanecer tan silenciosos.



Había tardado dos meses, dos días y dos horas concibiendo la forma de negar su presencia. Cuando halló los cadáveres de esos cuatro tigres en el armario le sorprendió la tibieza de sus cuerpos, porque no entendía cómo fueron mantenidos con vida sin que él se diera cuenta.



Se han encontrado cuatro tigres en un armario- taquilla. Se ruega a su propietario haga el favor de personarse en recepción. Ha habido un ataque de histeria y una lipotimia entre los socios de este club de tiro.

8 comentarios:

  1. Al salir del armario los cuatro tigres se mostraron como tigresas despampanantes y los miembros del club de tiro tuvierón un amago de patatús.

    Alguno hasta se dio de baja.

    Lo se porque hace una semana que viven en mi edificio cuatro tigresas y en el portal hay una cola de ex tiradores.


    jejejejejeje.
    Por seguir el juego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que son las mismas tigresas que provocaron el escandaloso suceso que acabó con la publicación de unas fotos del presidente del club de tiro. Que como sabes presentó la dimisión.

      Un saludo risueño.

      Eliminar
  2. Un ¡club de tiro! y ¡cuatro tigres!. Gran ingenio en la construcción de esta historia, Albada.

    El comentario anterior...he de decir: no tiene desperdicio, já,já.

    Besos calurosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me pareció el mejor escenario. Ya le digo a Adam, que intuyó que eran tigresas, que el club ya no es el mismo desde ese episodio jocoso.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. bien por Adam, y bien por los cuatro tigres, mal por los tiradores. te sigo, a ver cómo va esto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido pues.

      Un cordial saludo, y no dudes en comentar, o aportar lo que te parezca.

      Eliminar
  4. Me gustan esos tigres silenciosos salvados del circo. Esperando la calma del primer momento para recuperar su libertad.
    Un besote felino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante la incógnita del origen de esos cuatro tigres, me quedo con tu idea de que fueron salvados de un circo, de carromatos circenses pintados de mil colores y con olor a vagabundeo y risas infantiles.

      Un abrazo circense.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.