jueves, 13 de septiembre de 2012

Encuentros o desencuentros



Estuvieron discutiendo sobre las dimensiones, consecuencias y final  de su relación. Aunque no llegaron a poder definir de qué relación estaban hablando. Es decir, suponiendo que hubieran tenido una relación, y que ésta hubiera sido algo más que de buena amistad.

Coincidía de tan mal grado lo sentido con lo sucedido, lo dicho con lo interpretado y lo ocurrido con los recordado, que al final concluyeron que la relación entre ellos, quedó en cuatro breves encuentros... si es que llegaron a producirse.

En lo que sí coincidieron fue en la afirmación de una enorme ternura que acabaron recordando intacta, limpia de manoseo de palabras.

8 comentarios:

  1. Una bonita manera de acabar una no-relación, de una forma acorde para ambas partes, si es que así pueden considerarse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que dudaban si existió. Creo. A lo mejor estas dos personas, ni llegaron a conocerse jamás.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Y discutiendo si hubo amor, si quizás se llegaron a conocer en algún momento, terminaron dándose la espalda para abandonar las palabras malgastadas.
    Me ha gustado Albada, genial.
    Te mando un beso del final del verano, de la vuelta a la rutina y al café caliente bajo la manta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura. Quizá se perdieron entre palabras para cuantificar o nombrar, dejando un espacio útil al sentir.

      Un abrazo de finales de verano.

      Eliminar
  3. Entre el ver, creer, opinar, interpretar y, todo ello, desde la propia posición, a veces, efectivamente, uno no se pone de acuerdo con su pareja, o ex-pareja, o futuro-pareja, sobre qué pasó, o pasará, o deseara uno que pasase. Y, a veces, así se gasta el no-tiempo, en el que no-etuvimos. Ni, tal vez, se nos esperó.
    Pero, también, cuando se acaban las palabras, quedan los sentimientos, si es que los hubo, que acaban abriéndose paso entre tanta neblina. Me ha encantado, Albada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Quise salvar de tanta neblina de palabras y atributos, tasaciones y unidades de medida la enorme ternura intacta.
      Esa que al parecer, estaba por debajo, o por encima de cualquier desencuentro.

      Un abrazo Francisco.

      Eliminar
  4. Te conocí en una esquina donde tú no estabas
    Recordé los encuentros que nunca tuvimos
    En ese hogar donde ni tú ni yo vivimos
    pero que aún huele a una relación o a nada

    Un abrazo surrealista


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te reconocí en el cruce de vías muertas,
      Entre las flores sin olor que eran de plástico.
      Entre la nunca y el nada nos encontramos
      Y ahora entiendo que nos conocimos sin encontrarnos.

      Un abrazo virtualmente existente.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.