domingo, 30 de septiembre de 2012

Spam

Me llamo Luis. Un nombre recurrente para Albada. 
Hoy tomo yo la pluma porque desconfío en su capacidad para explicar lo que quiero decir. Es fácil  de entender, pero  intentaré definir mi experiencia de la forma en la que yo la he vivido. Sin intermediarios.

Cuando me desmigajó las ilusiones en forma de mazazo directo al corazón, supe que de las migajas, combinadas con agua de rosas y tiempo, podría crecer una amalgama capaz de latir, un artefacto de nueva patente o algo similar que me permitiera seguir vivo.

Lo que ignoraba, es que soñaría, noche tras noche, la huida de un caballo de cuyo estribo  izquierdo no conseguía descabalgar mi bota de montar.

Cuando la pesadilla se evaporó, dándome un despertar sin terrores, sudor frío ni taquicardia, me sentí tan liberado como esperanzado en otra vida. Sin su pasado en mis recuerdos, sin mis temores en mis pesadillas.

Hoy he recibido un correo de ella. Cordialmente me comunica su deseo de verme. 
Lo que no puede saber, es que yo ya he ganado la batalla a muerte contra el amor. La trinchera que he logrado construir gracias a ella, es tan alta como compacta. Diría que infranqueable.

Lo he seleccionado, marcándolo como mensaje "spam".

2 comentarios:

  1. ¿Un personaje que se revela? ¡qué sería de nosotros si nuestras fantasías escritas y personajes recurrentes se pusieran rebeldes!.
    1 beso, y no en "spam".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Los personajes pueden cobrar vida propia?. Sólo pensarlo uno se estremece.

      Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.