lunes, 28 de enero de 2013

Desovillando.








Te regreso el sacrificio.
Te rescato de las dudas.
Te desempeño las culpas.
Te redimo de artificios.

Desovillando tu voz de hombre.
Desorientando a los relojes.
Escuchando a  imperativos…
de normas, de besos, de orden.
Aclimatando los latidos…
que engendraste con tu nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.