domingo, 4 de noviembre de 2012

Hola y adiós

De Lecturalia

Llegó a tu vida para enquiciar tus puertas y ventanas, encalar de luz tus paredes externas, pintar con cuadros y flores tus aposentos y resanar los resquicios de las grietas quebrando el cemento gris marengo de tus insomnios. 

Llenó el aire de notas y risas entre el trasiego de tus pies sobre el suelo arlequinado.


Iluminó de sonrisas y juegos los rincones de tus silencios, estrenando sonidos entre los ecos que habían sedimentado las ausencias y nostalgias.


Pasó un tiempo, te miró despacio, se colgó del alfeizar de tu vida e igual que llegó, con su consigna clara en su hoja de ruta, cuando te oyó reír, simplemente... se fue.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.