viernes, 16 de noviembre de 2012

Simulación de suicidio con nocilla

Tomado de " Lecturalia"

Había tramado el asesinato con calma, con poco odio y mucha parsimonia. Por un error del mancebo en la lectura de esa letra picuda del residente, la caja de pastillas contenía un potente euforizante.

Ana le pediría un calmante cualquier noche y él le ofrecería una tisana y un sueño profundo que le permitiera meterla en el coche, llevarla hasta la carretera costera y simular un suicidio. La moto yacía en el garaje para poder regresar una noche de estas, con la seguridad de olvidarse de ella y cobrar una prima del seguro que aliviase la inversión en la estúpida tienda que volatilizó el subsidio de paro y los ahorros de cinco años.

El martes llovió e hizo frío. Ella le pidió desde la cama algo para la migraña y él se permitió  el lujo de usar la jícara y llevar en la bandeja la taza humeante, unas galletas con nocilla y una pastilla blanca. Esperó hasta quedar rendido en el sofá a que Ana se durmiera, pero ésta, más lúcida y activa que nunca, halló la carta en Arial de una supuesta despedida. Con su firma estampada en bolígrafo azul.

Con el cuchillo de trinchar le degolló de un tajo, simuló un robo rompiendo una ventana del dormitorio, revolviendo cajones, dejando puertas abiertas y enseres tumbados. Cuando el efecto de la gragea cejó, sintiéndose muy cansada, se puso a dormir en su lado de la cama. La llamada del compañero de Pablo, preguntando por qué no había ido a trabajar la encontró soñando. Quedó sobresaltada al ver a su alrededor el caos del dormitorio, esos vidrios en el suelo y el frío que entraba por la ventana, pero lo que más inquietud le produjo fue el vacío al otro lado de la cama.

6 comentarios:

  1. Ese vacío que produce una profunda tristeza, la seguridad de que ya no se llenará nunca, pues tiene claro que nadie gozará de sus sentimientos pero si de su desconfianza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre el vacío en la cabeza de Ana, no llegué a saber si fue por la pastilla, por el crimen que había cometido, o pura exhibición de cinismo.
      La confianza tras hallar su supuesta intención de suicidio,estaba aniquilada. Si es que no alucinó ese episodio, porque el documento firmado por ella, nunca se encontró.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Cuántas cosas puede imaginar uno, un final abierto que cierra una historia que atrapa.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Es abierto, totalmente. La verdad será difícil de esclarecer.
      En espera de los resultados analíticos de mi cliente, ella sostiene que no oyó nada, que no recuerda nada, y que Pablo era un buen esposo.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Inquietante.
    Los recursos de nuestra mente en momento como el que narras, siempre son sorprendentes.
    Me ha parecido muy redondo, un abrazo igual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.

      Los recursos de la mente humana son ilimitados. Cada día entendemos mejor la bioquímica de los neurotransmisores, el funcionamiento de las sinapsis y mil detalles más.
      Mi pregunta es ¿hasta dónde llegaremos sin poder llegar a ella?

      Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.