lunes, 24 de diciembre de 2012

La llave de la libertad

Habitación al mar. Hopper 1951.

Mi hijo me acompañó a estas clases de alfabetización del centro cultural del barrio.
Éramos cinco mujeres. Tres somos viudas, todas nosotras pasamos de los sesenta años y hemos trabajado mucho en la vida.
Los ejercicios de caligrafía me han resultado muy duros de hacer, a pesar de que mis dedos son hábiles para muchas tareas.
¡Ya sé leer!
Ahora tengo libertad para entender los rótulos, los precios, las revistas de la peluquería y mil cosas más.
Y es que sin palabras no hay libertad, ni para entender, ni para hacerse entender.

14 comentarios:

  1. No hace tanto tiempo eso era habitual para muchas personas.
    Menos mal que ya casi está erradicado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace muchas horas he escrito a un hermano de una señora de 62 años, que empieza un curso.

      No hace nada, anteayer como quien dice, mucha gente no "sabía de de letras". Y al aprender a leer se les abre un mundo tan ilimitado, que lo quise asociar con el mar.

      Un abrazo coma sin abalorios punto en mayúsculas FELIZ NAVIDAD coma y con gran afecto punto

      Eliminar
  2. Bueno, no hemos de irnos muy lejos en el tiempo, para que esto fuera algo habitual, ahora suena como una rareza, algo de países subdesarrollados, pero no sólo mujeres sino muchos hombres, llegaban a la edad adulta sin haber sido escolarizados, aunque estos en la mili podían aprender, algo tenía de menos malo.
    Un abrazo, leído, escrito y recitado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente va quedando atrás.
      No sé si he sabido expresar la inmensa alegría de esa mujer, que supongo, es comparable a la de un mozo en un cuartel en la ya extinguida mili española.

      Cuando se hace la luz con un clic, que permite silabear sabiendo lo que vocalizan, ha de ser un día muy especial.

      A bra zo de vu el ta.

      Eliminar
  3. Teniendo calor en el corazón se puede expresar todo lo que se lleva dentro aún en el silencio.

    Que la magia de la navidad llene tu vida de amor, tu corazón de alegría, y que todos tus sueños se hagan realidad en el nuevo año que va a comenzar. Felices fiestas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda. Expresar desde la acusia, desde la minusvalía sensorial que sea, no sólo es posible, sino habitual. Por lo que dices.

      De hecho hay silencios elocuentes, de inmensos contenido.

      Gracias por tus deseos. Igualmente para ti. Un fuerte abrazo desde el corazón, donde anidan y viven en realidad las emociones.

      Eliminar
  4. Por mis tierras aún hay gente que no sabe leer, los jóvenes abandonan los estudios y apenas leen algo en sus vidas. Es una lástima, en la literatura hay tantos mundos. Felices fiestas Albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lastimoso que teniendo la oportunidad, ellos mismos se cierren la puerta a todo un mundo enriquecedor siempre. Busques lo que busques, leyendo lo puedes encontrar. O crear a través de la lectura.

      Un abrazo y felices fiesta, Garla

      Eliminar
  5. Nunca me ha tocado enseñar a leer a una persona mayor, pero debe ser de las mayores satisfacciones que puede haber.
    Creo que estaba más arraigado el hábito de lectura en aquéllas personas que apenas pudieron ir a la escuela que en muchos jóvenes de ahora que cuando ven diez líneas juntas dicen que es un tocho.
    Felices Fiestas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me temo que más de dos páginas, se les hace como espeso. Usan la expresión " cansino" para manifestar de entrada el esfuerzo que les supone.

      Claro de Harry Potter fue un giro radical para muchos niños, que se agarraron a unos tomos de gran volumen.

      Felices fiestas y un abrazo para allá regresa.

      Eliminar
  6. La palabra es la llave a ese cuarto, muchas veces oscuro y soterrado, que llevamos dentro...
    La palabra nos hace cómplices o nos hace enemigos.
    La palabra nos reconciloia o nos separa.
    La palabra es Magia. La palabra es Dios y no hace falta ser creyente pasa darse cuenta de ello: porque la Palabra Crea o Destruye. Inventa o escamotea.
    Felicidades. Un placer leerte y haberte conocido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura. La palabra es un arma muy potente, de destrucción, o de sanación.

      La manera en cómo se utiliza, es decir, la libertad en usarla, es lo que distingue a los hombres. Mucho menos que las acciones, pero sin duda con mucha fuerza de identidad.

      Un saludo y felices fiestas.

      Eliminar
  7. La palabra puede dar libertad, pero como todas las liberaciones, suele llevar en su envés una sumisión. Hay que moverse en el filo de la navaja. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el caso de la lectura, quizá la sumisión es una palabra excesiva. Pero quién sabe si alguna vez no hemos de escribir cosas que no queremos. Lo que tenemos libertad es para cerrar una página, dejar un libro, ignorar una noticia de prensa, pero ciertamente lo que leemos, en alguna medida, nos ata.

      Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.