miércoles, 16 de enero de 2013

Crema de virutas de einhorn

Gentileza de flyngteacher


Me despertó el frío de la noche invernal con su sonido a viento entre las rendijas de mi persiana y de tus ojos tibios. Esos que ahora me miran, aún en estado de despegue. Con mi delantal de fresas, en la cocina. Entre fogones de almizcle y posos de una noche sin pausa entre envites de amor y einhorns de Enero entre los abetos del bosquecillo.

¿Y tú me preguntas que qué preparo?..
- Una crema de flor de calabaza y pétalos de rosas.
¿Qué más podría decirte?

Mientras dormías aún, recogí del congelador los pétalos de aquellas rosas que me regalaste por mi cumpleaños. Salí luego al huerto y corté con alicates de dulzura dos hojas de calabaza rociadas por el hielo de este invierno en los paisajes y primavera en flor de nuestros brazos.

Me esmeré en cortar en dados diminutos pétalos y pistilos, dejé reposar el caldo de virutas de cuerno de unicornio y cabellos de cronopios, y ahora hago un sofrito de besos y copos de nieve, a fuego de levísima ignición, para que la base del caldo deje ir las propiedades y vitaminas de cada componente del desayuno.

Cuando me alzas en tus brazos, crujen las maderas con tus termitas derrotadas, se desbordan los aromas entre las paredes de azulejos de trencadís y Dog mueve la cola avisando que el hervor está punto de producir una inundación de besos por toda la cocina. 

El desayuno de amor invernal, entre cremas de vegetales henchidos de amor, nos lleva a apagar el fuego de los fogones, abriendo las espitas de nuestros corazones sedientos de piel y olas en busca de un suave aterrizaje lamiendo la playa de nuestros deseos cumplidos.


8 comentarios:

  1. De virutas de cuerno de unicornio siempre podrás disponer. Para ti siempre habrá. Le da magia al plato. A mí el cuerno siempre me vuelve a crecer, ... si lo doy para una buena obra... :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al escribirlo recordé las leyendas sobre el cuerno de rinoceronte que tanto daño han hecho. No pude evitar pensar en ello, pero como bien sabes tú, Clara, los cuernos de unicornios sublimes, siempre vuelven a crecer para alimentar los sueños, en las cocinas, en las camas y en los libros que abren las mentes infantiles a la magia. A la belleza.

      Gracias por pasar por ésta, tu casa. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pétalos de flores, polvos de cuerno de un einhorn, cabellos de cronopio, besos y copos de nieve, con los ingredientes y fantasía derrochados en este post se puede alimentar un ejército de poetas. Y a algunos que no lo son. Sigue saltando de nuebe en nube y esparciendo magia en nuestro corazón. Y en el aire una pregunta o más bien una certeza. Eres el bálsamo de Fierabrás. Un abrazo con un besazo que os mando a las dos, van escondididitos en una gotita de agua de un estanque muy azul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LLegaron en alas de una brisa esos tiernos besos en hilos de cometa llevado por los mejores deseos de placidez de los lagos azules.

      En mi cocina alicatada de esencias a cortezas, como la canela, flores, como las amapolas y raíces como las zanahorias, se maceran los efluvios de la naturaleza humana entre vapores, evocaciones y risas.

      Mi delantal, de un azul salpicado con fresas de bosque, siempre está a punto para cocinar sin sal.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¿Cómo se consigue un hervor de ésos que inunda de besos la cocina? Apuntaré la receta. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se consigue con guiños de esperanza y calor en las manos. Bien frotado con mandarina dulce recién cogida del árbol.

      Es preciso tener en la mente, si no puede ser en cuerpo presente, una persona que te inspire un profundo amor. Sin poner fechas de caducidad en envase alguno.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Esta historia es un poema en prosa, tan evocativa tan deliciosa. Mi casa se llenó de aromas de amor y te imaginaba en mi cocina. Provocativo y hermoso. PD: una receta bastante complicada sobre todo por los ingredientes, cocina para profesionales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Garla por la lectura de mente tan abierta a las letras que se acomodaron en renglones.

      Si te fijas bien, los ingredientes son de un simplicidad casi etérea.

      Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.