viernes, 8 de marzo de 2013

Tanatorio, de ida y vuelta entre los olvidos



He dejado en el tanatorio los lazos de tu crespón. Alicaídos. Negros. Inevitablemente fríos. 

Y vuelvo a la cocina de mis sueños. Con luz y candiles para la negra oscuridad que vendrá. Pero que no esquivo. Porque el sol nace por mí cada mañana. Absurda, cruel, estúpida… tristeza. Dispendio absurdo. Gasto cruento.

Desenhebro los hilos de este cabo. Negro, blanco. Blanco y negro. Enterrando los sueños que pisaste, tú... la muerte traicionera. Pero mañana seré libre, cual las olas, atronaré las rocas de tus fríos. Muerte audaz, dueña espantosa, que me dejas sin cobijo, ante tanto desvarío.

En un tiovivo de feria ambulante, sobre un caballo de cartón piedra. Así llegaste. Vestido con tu disfraz de mosquetero. Con tu florete y tu donaire. Con ese esdrújulo y aliñado en verde y ajado sombrero. 

En la siguiente vuelta yo me bajo- Te dije. Y sin saber si sabes nada, me bajé.
Y me pregunto inquieta, qué pinto acá. Nada, tranquilamente nada- Me digo.

Paseo entre submundos y minaretes. De norte a sur de los fracasos. De este a oeste, allá en la grupa de mis sueños, descabalgada, eso sí, de entre tus brazos.

Las caracolas, buscando abrigo, llegaron a mi huerto de otoñales visos. Y cantan, como oropéndulas audaces, sin armas en sus manos, hasta que puedan barrer, para mí… tu olvido.

Leeré un "in memoriam". 
Cuánto estúpido revivir de un frío. 

10 comentarios:

  1. ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía... eres tú.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay..ya será menos, porque comenté´esta mañana a un lector que tuvo la amabilidad de comentar otra entrada,que yo no creo que sepa escribir poesía.

      Pero muchas gracias, Macondo. Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Qué tristeza, nostalgia y recuerdos me han traído tus versos!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si son nostalgias que ya no duelen, a veces son como un plumero, que acaba dejando más limpios los recuerdos.

      Un abrazo y gracias por tu lectura, siempre amable.

      Eliminar
  3. Ayer, precisamente, estuve en el tanatorio, me resulta tan triste estar en un lugar como ese, ver que alguien a quién quieres, o conoces, se va para siempre, me hace sentirme triste.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí estos lugares me producen un tanto por ciento de calma, como de reflexión, dentro de ese dolor que apuntas. Me recuerda lo importante que es sentirse vivo. Pero sin duda, uno se siente triste.

      Un abrazo, y te acompaño, si me permites, en el sentimiento.

      Eliminar
  4. Nunca el viaje, aun eterno, es de ida y vuelta. Nunca
    Como en las alegrías, como en las hondas penas, siempre se interpone firme una veleta que marca una solo dirección.
    Solo, si me permites, la palabra escrita prevalece. Más, hecha poesía.
    Tu texto lo dice todo.
    Sencillamente magnífico

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu lectura y comentario.

    La palabra y los actos quedan, como vigilantes del tedio, del inacabable olvido. Para dejarse recordar. Desde los nichos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Estimada amiga, una magnifica entrada, no entro en detalles ...estoy pasando por momentos en los que me afecta mucho,me disculpas, un placer leerte, un abrazo.J.R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos pasamos por los tanatorios de los recuerdos, y siempre duele el dolor. Lo que el tiempo nos recuerda, es que éste cede cotas a la disminución del mismo, auqnue en el momento amargo nos parezca imposible.

      Un abrazo. Grande. Acunado. Cercano y cálido, J.R.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.