miércoles, 24 de abril de 2013

Eclipse de luna azul sobre la piel.



Imagen de Internet



Nosotros, los insensatos que estamos mirando la luna, olvidamos que en el día, ese pedrusco nos ignora por completo.

Acabamos por dejar escrito un poema de noches sin eclipses, y de pieles que rasgan el horizonte: Entre palabras que, como tatuajes, se incrustan en la epidermis de los durmientes.

Él, con su ración de física y ecuaciones, su caminar pausado y sus anteojos, la vio desnuda y blanca. Sin más letra impresa que las de su frente.

Él, sin su escafandra de nácar, leía los cuentos de los arrecifes que ella tejía de día, mientras la luna dormía. Los que guardaba un arcón de la bodega de un velero por botar.

Ella, la que sin luna de Abril se eclipsó mientras dormía, tras un sueño de gaviotas que devoraban la luz.

Ella, que degustaba la noche como  carroña de un mar de ida sin vuelta, bajo la piel de los olvidos...se despertó un día, tatuada de las palabras ciegas. 
Esas que pueden lavarse, con un jabón de Marsella, para recobrar su aroma a sol.


12 comentarios:

  1. En muchas ocasiones, hago tres lecturas de tus escritos: la primera para las primeras sensaciones, la segunda para los matices y la tercera para la consolidación del poso definitivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno...son escritos que no pretenden tampoco llegar mucho más lejos que a ninguna parte.

      Pero interpreto que esa primera lectura te sabe a no entendí.:)y mi lectura de esa ausencia de certeza en lo leído es positiva, si en una/as posterior consigues que te hable el conjunto. Pero vamos...que igual es que no son más que meras palabras en una de eclipse de luna, sin nada más.

      Gracias por tu lectura. Un abrazo, Macondo.

      Eliminar
  2. Pues si.
    La luna no nos hace ni caso.
    Sólo esta pendiente del sol.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en el fondo, díme tú qué caso le hacemos a la pobre luna, ahí ella venga a girar sobre un planetillo azul.

      Blanca, como la esperanza
      juguetona, como los miedos
      dando su cara amable o negra
      según la linde de los anhelos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. En los textos verdaderamente interesantes, resulta inútil centrarse en "descubrir" sentidos. Las palabras, cuando tienen aliento poético, superan con mucho el significado que las podamos dar. "Son" ellas mismas poesía. La obra es independiente, va más lejos, que el autor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo en la identidad propia de algunos textos. Usé el nosotros, luego a un hombre y después a una mujer, abusando de un posible tópico, donde la mujer se arropa de palabras, que acostumbran a ser el anzuelo de algunos hombres.

      En este ejercicio, tal vez no pude o supe expresar la levedad de algunas palabras usadas como señuelo, que se borran con pañuelos de jabón y claridad.

      Pero las cosas de la tinta a menudo se organizan sin contar apenas con la mano que las lleva.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Una elipsis de luna envuelta en pura poesía.
    Abrazo Albada2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ejercicio entre brumas de una idea central, que se emancipó juguetona, en un juego de antifaz.
      Porque el hombre él, y la mujer en "ella" buscan un nosotros bajo una luz lunar imposible, como en eclipse de mar.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Buenos días Albada, de la primera lectura me he quedado con la lírica de tus palabras y con una poesía que subyace en el texto con una bocanada de aire fresco en cada frase. De la segunda con más atención por mi parte, extraigo la sensación de un tema eterno: él y ella sin que se crucen sus ojos, él buscándola y ella eclipsada sin alcanzar su presencia. La idea de que despierte tatuada de palabras me encanta.

    Albada, he visto a qué te referías con lo de "articulista". Creo que participas en Lenka21Press en el apartado de "Tengo talento" ¿no es así?. Pasaré por allí para leer esa caperucita roja que se asusta del lobo en "Ojos, juegos y cuentos". Un abrazo muy fuerte y disfruta de este domingo de eclipses de soles (aquí no lo vemos, así que estará eclipsado). Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura siempre benévola. En efecto, participo en lenka21, en cultura o en talento, pues este rincón lo preservo para juegos de palabras, para obras o ejercicios, donde utilizo la licencia de aprender de los que saben. De todos los comentarios aprendo, me enriquecen y de alguna forma me arropan en la blancura de un papel
      Entre los que más me enseñan, te cuento a ti.

      Un abrazo y a seguir en este año tan pleno para tus proyectos, aventuras y anhelos.

      Eliminar
  6. Solo hay algo que brilla más que la luna,..., la esperanza que hay en cada párrafo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa, la esperanza que es escapaba de contrabando tras los visillos de las tupidas frases.

      Gracias por tu lectura. Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.