viernes, 17 de mayo de 2013

Azul de primavera en flor




Y es que hoy el cielo estaba tan azul
como una explosión  de luz que no quemaba
Era un azul intenso, de cielo por estrenar.

La luz lucía al borde de tu piel en mi cintura.

La ventana quedó  abierta a mariposas,
a una canción que escuchamos entre risas,
a olor a sombra, a salitre, a miel con rosas.


Y en un mar de agua de besos sin espinas,

las bocas y las manos hoy se nos desbocan
entre sándalos y sedas de nuestra piel aún viva.

Pudimos deshojar del almanaque aquellas olas,
tan pesadas, tan  oscuras, tan cetrinas...

Y es que querían disolverse las nieves de las cimas.





10 comentarios:

  1. Cuánto me gustan tus versos. La armonía y la musiquilla de fondo que tienen. Para mí todo escritor que se precie tiene que tener un sustrato poético. Un amor por las palabras. Y por sus engarces con otras. Como en este caso. Fenomenal. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto me alegra que dejen esa musiquilla en la que nacen.

      Porque nacen de eso, de una palabra con ritmo, que echa el lazo a otra que la sigue, y van urdiendo una trama de sonidos.

      Esconden o dejan asomar sensaciones, o instantes imprecisos, queriendo dar, con sin acierto, un sostén a los sentidos.

      En un azul de intenso olor a primavera, me dejé llevar, llevándome, por un fino hilo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. El valle recibió todas lágrimas, que las cumbres dejaron ir, desnudándose de su blanco armiño, para recibir la primavera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las aguas de las cimas formarán ríos de luz y sol, para reverdecer, aladas, las hierbas de la vida. Una vez más.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Vaya, parece que ha llegado la primavera a la poesía azul. Aunque siempre he discrepado de este tono para el "hecho poético", yo la veo más de color tierra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primavera, que anda tras las cortinas, y cuando quiere, se deja ver. El color, en realidad, me lo prestó un cielo, porque más asocio esta estación del año con una policromía extensa en los campos, pero esta vez...vino así.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Bien está lo que bien acaba.
    Me alegro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!.
      La primavera siempre vuelve...,como los turrones,... por Navidad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Albada... ¡¡¡¡pero qué preciosidad de poema...!!!!! un cielo azul intenso, un mar de agua de besos entre bocas que se desbocan deshojando olas... pero qué belleza, es un honor estar en tu rincón, saboreando cada una de tus letras.

    Mis felicitaciones por tu manera de transmitir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María por tu lectura y enhorabuena por tu forma de transmitir que algo acaricia el alma, algunas veces, tras unas letras. En esta rincón caben olvidos, pero siempre caben presencias, no faltando tú por la estancia de estos textos, tendidos al sol, con pinzas de madera.

      Un abrazo de primavera en flor rozando ya el verano.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.