domingo, 16 de junio de 2013

Adoquín entre algodones

Obra de Omar Ortiz


Mi libertad.
Tu silencio.
La letra de ese bolero
que no llegaste a escribir.

Comprando mejillones de plenilunio.
entre cáscaras de barquitos de cáscaras de nuez,
me paré  en la esquina de tus sueños,
sabiendo que a la cita no llegarás jamás.

Y pensando en ti, siento que pienso
como un adoquín entre algodones,
de oscuras sangrías de ilusiones.
Pero sigo pensando en ti.

Tu libertad.
Mi silencio.
Las letras que se perdieron,
por no atreverte a sentir.

9 comentarios:

  1. Me suena a poesía enamorada. Siempre me sorprenderás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena como un bolero, que a veces se cuelan como las olas por las grietas de los cascos de un velero.

      Y sonó en la cocina, con esas notas de ayer, un tema que apenas podía recordar, y recordé.

      Pero recordar sin anclas es sano. Es liberador. Es desatascador y muy humano.

      Ya ves, las notas que suenan en los patios de luces a veces arrojan luz, entre aromas de sofritos de un bolero desfasado.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Solamente una vez se entrega el alma ... Un beso.

      Eliminar
  2. Echaba de menos tus letras.

    Libertad... qué dificil es alcanzarla, aunque siempre la encontramos desde nuestros vuelos, incluso, desde nuestros silencios.

    Cómo me gusta leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por esa lectura siempre atenta, siempre amable.

      La libertad.
      Los silencios.
      Tuyos.
      Míos.
      Acaparan las notas de la noche,
      esquivando el rincón de los olvidos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Siente con estridencia tu deseo callado, que la mar lo acaricia suave y lo deja reposar en sus olas de amor.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siente el sonido quedo de las caracolas entre arena de playas que no pisarán jamás. Creo, no afirmo. Gracais por tu lectura.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Contemplando el vaivén inestable de las cascaras de nuez que parten hacia su destino en libertad.
    Recuerdo los mil sueños no cumplidos, tras caricias bajo la luna, palabras susurradas y emociones desbordadas.
    Con el sonido entrelazado con bellas palabras apasionadas, marcamos unos pasos de baile, que el ritmo de nuestros corazones acompasa.
    Todos los te quiero pasados, regresan en cada compás de hoy, no siempre con los mismos protagonistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada paso de baile, cada mano que aprieta un latido...cada paso de bolero, con el corazón en marcha, o con el corazón partío.

      Es un baile sencillo, con temas de ausencias y antojos, que nos regresa, en un momento a un anhelo, o a un recuerdo, que no nos deja indiferentes.

      Brindo por grandes boleros, atemporales, y en cierta forma...certeros.

      Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.