sábado, 17 de agosto de 2013

Esa menina Margarita

Gentileza de arcoinri

Me quedé dormida en un banco de Paseo del Prado. No logro entender cómo, con ese hormigueo en las piernas, aunque conozco el motivo, porque ya me ha pasado otras veces.

La realidad es que cuando llego ante el lienzo, no encuentro el momento de marchar de allá.

Conozco la historia de la realización de las Meninas en aquella sala del Real Alcázar, donde Diego disponía del taller. Ahora sé que me paré ante la puerta para ver cómo dibujada a mis futuros historiadores y a sus futuros admiradores y que, aunque pintó un Salomón muy manso,  mi perro era juguetón y le gustaba  correr tras de mí, María Agustina e Isabel.

En mi sueño Velázquez me dejaba hojear unos libros de astronomía de un anaquel y posteriormente me daba la mano y subíamos a la terraza, donde me dejaba mirar a través del más pequeño de sus catalejos, señalando en el cielo con su dedo, el dibujo de la Corona Boreal.

Recordé el olor a trementina y el frío de aquel diciembre del 1656, junto al temor a que mi madre, la Reina Mariana, me riñera si el chismoso Nicolasito nos delataba, mientras me ponía en pie y regresaba a la parada de Metro.

La estatua de Diego vigilaba mi marcha, velando porque mi sueño no pudiera ser escrito.

Así le vi, mientras el rumor de la noche se cernía como un manto, sobre el cielo de Madrid.



8 comentarios:

  1. Nos hemos acostumbrado a nuestros genios y no les damos importancia. Hace unas semanas estuve en Fuendetodos, volviendo a ver la casa y el museo del que me cae más cerca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de hablar de su retrato de familia de Carlos IV, como homenaje a Velázquez con sus "meninas".
      Sí, la proximidad de las cosas en ocasiones hace que se vele poco por su disfrute. Me recuerdas que cuando tengo que hacer de cicerone, es cuando más disfruto de la historia y el arte de mi ciudad.

      Un abrazo sin miriñaque :-)

      Eliminar
  2. Digno del realismo mágico.
    Me ha gustado muchísimo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra, porque disfruté muchísimo escribiendo. De hecho, es verdad que ese cuadro es especial para mí.

      http://lenka-21.blogspot.com.es/2013/08/las-meninas-de-velazquez.html.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. La literatura siempre estuvo rodeada de la pintura. Quizás porque la inspiración de ambas es casi pareja. Grandes poetas de nuestra literatura parten de cuadros a la hora de dejarnos su arte.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. leí un artículo sobre la inspiración, o las musas. Me gustó el concepto de que el artista se deja raptar por una idea.

      Tiene una visión, y una misión. La primera como idea o proyecto, la segunda como vehículo de expresión. Yo uso la escritura, con poco acierto, seguramente, pero como otro usa la arcilla, o una partitura o un lienzo...

      Las expresiones se contagian entre sí. Se complementan en algunos casos de forma milimétrica.

      Un cordial saludo

      Eliminar
  4. Cada cuadro puede dar pie a mil sueños diferentes, cada cual escoge el suyo y lo disfruta, como ahora leyendo el tuyo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un cuadro importante, sin duda, y en ese caso, jugué a soñar con él.

      Un beso

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.