jueves, 15 de agosto de 2013

La musa de mis versos



La musa de mis versos dormidos,
se asemeja a un crisol de sensaciones.
Arracimando sentimientos y luces,
abrigando la génesis de mis cantos,
seduciendo cual meretriz a mis sentidos.

A ella lego las palabras que me inspira,
las risas que sus silencios me provocan,
las quimeras que se montan en mi pluma,
y el tiempo que se escapa en desbandada,
entre los dedos de espuma blanca y luz dorada.

6 comentarios:

  1. Aquí estoy, intentando captar ese instante endecasilábico, ese tiempo que se escapa en desbandada... Potente.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si yo pudiera, te enviaba a mi musa, pero como bien sabes, son tremendamente esquivas si se las presiona.

      La tengo revoloteando alrededor de mi pelo, ahora que no uso peine, y a menudo la escucho cuchichear en el aire de pasillos desarbolados. Ya se sabe, las musas...

      Broma. Un abrazo.

      Eliminar
  2. La musa revolotea, a veces nos deja un lápiz para apuntar y otras nos lo quita, pero su zumbido no cesa a nuestro alrededor, recordándonos lo que nos gusta escribir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mía es revoltosa, y errática.
      Caprichosa a ratos como niña malcriada.
      Pero si tengo lápiz a mano, engancho al vuelo sus sílabas.

      Sin más.
      O no.
      Sí!

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Musa de tinta que nos abre las alas de las palabras y los versos, hermoso, muy hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te la puedo prestar,
      porque es esquiva y caprichosa,
      pero si asoma por tu pelo
      ni se te ocurra ignorar.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.