sábado, 24 de agosto de 2013

Si me dan a elegir...me quedo.

Foto de Google

Contigo.
Cuando las caracolas ahuyentan las marejadas
de los aromas a piel de olvido,
y se barruntan los aires de las auroras,
Contigo.
Contigo
Cuando tus yermos labios están dormidos
de ese olor a algas, de los abismos,
junto al lunar que tienes, bajo el vestido.
Contigo.
Contigo.
Cuando desafías mi hambre con tus latidos.
Esos que devienen rosas sobre esos nidos.
de antiguas golondrinas. Hoy pan y trigo.
Contigo.


6 comentarios:

  1. Dormido entre telarañas de sueños, hechos con deseos satisfechos, de una golondrina sin nido, pertrechada de amapolas, contigo pan y vino.
    Un abrazo:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contigo pan y vino
      para seguir el camino
      de la sombra entre los pinos.
      Contigo, por el sendero
      de los más dulces afectos
      que,como sin querer,van queriendo.

      Gracias, Alfred por tan bello post. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Contigo entre vuelos y versos que salen del fluir de tus letras, contigo y tus sentimientos.

    Contigo en el caminar de los sentimientos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues contigo, María, yo me posiciono. Me elevas con tus lecturas excesivas, pero tengo que reconocer...que contigo como lectora, se me antoja que algo de lo quiero expresar llega a ser sentido.

      Gracias. Un fuerte abrazo. A ti, contigo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.