martes, 24 de septiembre de 2013

Laura


Laura de mis pesadillas y de mis lunas.
Cabellera que recoges en un hatillo de sueños.
¿Qué piensas?, Laura, ¿qué te hace arrugar el ceño?
¿Qué recuerdan tus ojos que no quisiste ver?
Abre el corazón de hojalata que guarda tu top añil.

Laura de mis días, preocupación de mis noches.
Laura de mis pecados y de mis redenciones…
¿Quién te abrazará si llueve en tus tejas de temores,
para ser para ti la almohada de tus pesares?.
Hija de bosque y fuego, fruto de menta y regaliz.



Pecosa, zascandil, guerrera..en qué lugar te perdí.

18 comentarios:

  1. Me propuse dejar un comentario 'ingenioso', pero qué tanto, es tan bello que no merece un desprecio así, el ingenio muchas veces arruina la naturalidad de un texto logrado.
    Si hasta sentí que yo había perdido a Laura, pero me preocupan las cosas que vio.
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura que siempre es mejor lo que sale de forma fluida tras leer un post, que cualquier pose, aún profunda, acababa pareciendo impostada.
      Si te gustó, pues ya está. Yo llegué a conocer a Laura, aunque dudo que alguien llegue a conocer a nadie. Sí sé lo que vio, ...pero no puedo contarlo.

      Un abrazo, Humberto.

      Eliminar
  2. Es muy especial, Albada. Tiene la fuerza y la belleza de los buenos poemas, y el interrogante que dejan los buenos relatos.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo que tiene fuerza es la mirada de Laura, que en verdad es al final, un mero interrogante en su ceño, más que fruncido...taciturno.

      Gracias. Un fuerte abrazo, Sara

      Eliminar
  3. Lo que vio y sintió te impresionó lo suficiente como para hacer un emotivo post en su nombre, y compartirlo con nosotros, que sólo podemos reconocer sin saber, que es hermoso y sentido.
    Un abrazo suave y delicado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfred por el uso de adjetivos nobles para un texto.

      Gracias por tu abrazo. Llegó impecable a través de la pantalla, tan suave como lo es de sincero el que te mando desde este lado.

      Eliminar
  4. Este poema golpea por lo que no dice.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta esa lectura. Lo que no se dice a veces es lo que da fuerza de un texto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Laura piensa, late, sueña,
    siente por lo que ve
    sueña por lo que quiere,
    es verso entre tu poesía,
    guarda en su corazón
    sus días y sus noches,
    sus anhelos y sus sueños,
    sus tristezas y melancolía,
    su ilusión y su sonrisa.

    Laura es mucho Laura en tu poesía.

    Un placer, Albada, estar en tu precioso rincón para leerte, y fluir entre tus letras.

    Feliz domingo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura vive
      Laura sigue
      Abrochando sensaciones
      Abotonando miradas,
      cosiendo recuerdos
      e hilbanando promesas.

      Laura es un canto a la vida,
      esa que siempre vive.

      Gracias Un abrazo.

      Eliminar
  6. Laura ha recogido gozosa en un hatillo los hilvanes: de un momento a otro regresará a que se los compartas.
    Laura piensa, vive y decide ser feliz a la vuelta, ya verás cómo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo veo. Porque los hilvanes son para posteriores costuras, adornadas de vainicas y pompones. Esa llenas de lentejuelas relucientes al sol de Octubre.
      Es que Laura sigue, desde su burbuja de irisadas texturas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Casi nunca sabemos donde perdimos a alguien, posiblemente es que nunca lo tuvimos del todo.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque perder a una persona amada...seguramente no se la pierde jamás. Más que de vista. Por lo que a veces el tiempo y las perspectiva resumen que lo que existió, no deja en su objetivo de seguir vivo.

      Un abrazo, como siempre, sentido.

      Eliminar
  8. Me ha encantado. Esas pérdidas que a veces no lo son tnato sino transformaciones con el paso del tiempo.
    ¡Precioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las grandes transformaciones a menudo se producen en la oscuiridad de un ovillo de seda, ocultando que, posteriormente, la nueva vida asoma.
      Gozosa y por estrenar.

      ¡Gracias.! Un abrazo.

      Eliminar
  9. Un bello poema atrapado en el misterio de lo que Laura vio y no cuentas, y por esta razón tu poema nos deja ese halo de incertidumbre y de interrogante, a la vez que nos abraza con una pérdida que sentimos como nuestra.

    Muy bonito Albada, ¡hasta he sentido que me he perdido!. ;)

    Un beso fuerte y nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una Laura que no se pierde. Que está al hilo de las novedades y que con una generosidad a toda prueba nos mantiene conectados con la vida que late entre letras y entre líneas, tras cada Laura irrepetible que todos alguna vez llegamos a conocer.

      Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.