lunes, 2 de septiembre de 2013

Plató por aula

.

Foto de Omar Ortiz, pintando, de http://aiveegohphotography.tumblr.com/
Ella añoraba, cada tarde,  
el calor de la trastienda de sus ojos, 
mucho más que la blancura de sus manos al teclado.

Él añoraba la patria  no conquistada. 
Esa que preludiaba dando color a la estancia
de sus deseos no sabidos, de sus sueños más preciados.

Pasaron los días, 
y en la circunscrita levedad de un aula oscura, 
recorrieron torpemente las sendas de una cremallera y dos cordones.

Se perdieron en oquedades. 
Balbucearon anhelos prendidos a labios inexpertos. 
Se demoraron poco y mal en espacios  donde encontrase.

Entre perneras contrahechas, 
un tirante de sujetador colgante,
un saliente improvisado  y algunas frases de corto alcance,
ese amor sin más academia que el instinto por desbrozar,
los amantes debutaron en un plató por estrenar.

Se miraron.
Recompusieron su ropa. 
Se colocaron el pelo. 
Maquillaron su expresión.  

Les vi salir del Cuarto C. 
Cerraban la puerta de una clase de ternura, 
con dientes de cachorros juguetones. 
Les miré hasta donde fui capaz, 
perderse por los habitados corredores, 
hablando con los chicos hacia el aula, por disimular. 

Siguiendo mi camino, 
hacia el gimnasio me dije:
ni sobró, ni faltó, ni hubo bastante, 
como decía doña Ana Jimenez Padilla, 
maestra en aderezar composturas de la cotidianidad.

8 comentarios:

  1. Una cremallera y tres botones...
    Tras ellos el cielo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí.
      Esas trabas a la piel debutante, qué recuerdos!.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Clases de vida, sueños eternos, encuentros fugaces, miradas cómplices, anhelos satisfechos, pasión desbordada, aprendizaje completo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suspiros que debutan, miradas que se pierden, botones que se indisciplinan, cremalleras que se atascan. El alegre caos de los inicios.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Un "aquí te pillo aquí te mato" contado bonito.
    He dejado una silla preparada con tu nombre, por si pasas por mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He pasado entre refranes. Lo que me hace recordar que más sabe el diablo por viejo, que por diablo:-) No recuerdo la contraseña de wordpress, pero la repescaré. No soy debutante en ello.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Se perdieron entre miradas, ternura, suspiros, frases entrecortadas en la indisciplina de la impulsividad y mil sensaciones por descubrir, son cosas que pasan en el colegio de la vida.

    Me encantó tu texto, Albada.

    Un beso.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se pierden y se encuentran entre pizarras y hormonas, entre mochilas de besos y plumieres de ternura.

      Debutantes al fin, haciendo prácticas de la declamación del verbo amar.

      Un beso. De vuelta a los horarios escolares, los ritmos y las risas de la edad que no debimos olvidar.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.