viernes, 4 de octubre de 2013

Mientras llueve

Fiestas en Gracia 2013

He recorrido las avenidas de tus fracasos y las callejuelas de tus triunfos.

Me he parado a ver la plazoleta de tus suspiros, y la fuente de tus esquinas más poliédricas y oscuras.

No he podido descifrar el asomo de tu mirada entre las cien mil miradas que adornan la avenida de tu vida, ni los hoyuelos perdidos de tu rostro infantil, ese que ya no existe.

Paseo bajo la lluvia de mis tejanos, adelanto a los peatones de azúcar, y me pregunto, calada hasta los huesos de mis letanías, dónde quedó el retrato de mi infancia.

Y acabo por encontrarla en este vals sin normas que inspiran la danza, mi danza bajo la lluvia.

Secaré mis piernas, mis hombros, ...mi recuerdos.

En una ceremonia de faquir jubilado, dejaré que la premonición de los fracasos no me aturda, para poder ignorar ante el espejo, la levedad de tu ser, la fragilidad del mío, y la esquiva realidad que nos circunda.
Sigue lloviendo tras mi ventana.

Seca ya mi piel.
   Seco ya mi pelo.
       Sigue el sol tras las nubes,
              esperando que un viento de levante me levante, te levante, nos levante.

10 comentarios:

  1. Precioso Albada2, con ese lenguaje tan poético envuelto en esa atmósfera húmeda y lluviosa cuánto sentimiento y cuánta nostalgia.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura. No sé qué tiene la lluvia que nos moja desde dentro, hasta dejarnos tan limpios que podemos vernos del derecho y del revés como a través de cristales impolutos.
      No pretendí expresar nostalgia, sino esperanza, pero como sabes, los ojos de lector tienen la mirada justa de ese instante en que te lee, siempre posible, siempre sincera.
      O ciertamente exhale un rumor húmedo de nostalgia, o de incierta espera.
      Quién sabe, ¿verdad?.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Andando presuroso, tratando de esquivar esa lluvia, que moja nuestros sentimiento pero no los desprende, me paro en una esquina, dejándome llevar de por danza, que el repiqueteo de las gotas incita. Empapándome del deseo de estar más vivo que nunca, pero mojado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero mojada, la dama baila en la esquina, reconvirtiendo en gozo el clamor de las gotas sobre las tapas de alumbrado de las aceras, sobre los semáforos rojos de un metal amarillo y sobre la estatua de bronce de un Botero por vestir.

      Empapándose de danza, sin paraguas, de sabor a vida por abrir.

      Un abrazo, Alfred

      Eliminar
  3. Con lo poco que me gusta la lluvia, lo mucho que me ha gustado tu relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo mucho que me gusta leerte y lo poco que me gustan los paraguas, con esas varillas tan peligrosas...

      Un abrazo, Macando.

      Eliminar
  4. Protégete del otoño.
    No tiene piedad con nuestras vidas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedo probar a comprar otro paraguas que se una a la colección de los extraviados. Por si llega el otoño.

      Un abrazo, Toro

      Eliminar
  5. Al final, nuestra memoria se queda en las toallas, ésas con las que nos secamos.
    Abrazos, siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora que lo dices...que vivan las toallas pues, Amando. Quziá debiéramos guardar algunas. Por siempre.

      Abrazos sinceros.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.