lunes, 21 de octubre de 2013

Preposiciones de un sueño


A mi sueño llegaron, en hilera, mil medusas,

ante la duda de desentrañar nuevos lenguajes. 

Bajo la brisa apagada de tu voz de luna, y

cabe pensar que fui yo  quien las llamaba,

con mis temores.  de ser sólo agua, inhabitada.

Contra la pesadilla de saberme  piedra inerte.

De no saber si iba, o si venía, o  si transitaba,

desde la orilla, o la nada, o desde remos de barca.

Hacia un destino más hondo de los espejos del agua.

Hasta no saber de honduras, de mapas ni  coordenadas.


Para despertar de la asfixia de mi sueño, y

por tenerle como  noray, y cabo de mi esperanza,

según mis recuerdos, alguien me llevó leche templada


Sin palabras me hizo ver lo que ambos conocemos,

so pena de saber, que aunque nunca le escuchara,

sobre mi miedo a caerme, yo sentía que con su mano,

tras mucho tira y afloja, despierto ...a la madrugada.






10 comentarios:

  1. Se puede hacer poesía a partir de todo, si se tiene talento. Ahora, uno con interjecciones, a ver qué tal...
    Abrazos, siempre (Por cierto, ¿podrías quitar el verificador de caracteres en los comentario ajenos? Es un latazo. Gracias)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me provoques, que a fe mía, jugar en tiempos de otoño, para mí es hacer poesía.
      Vaaaale. Intento quitar verificador.

      Un abrazo Dos besos y tres agradecimientos.

      Eliminar
  2. A que bonito poema/
    ante tanta tristeza/
    bajo una mirada sutil/
    cabe pensar en ello/
    con la alegria qué/
    contra todo pronostico/
    de todo lo sentido/
    desde los albores/
    en tiempos pasados/
    entre horas cercanas/
    hacia los actuales/
    hasta los futuros/
    para asegurarnos/
    por siempre/
    según nuestras formas/
    sin menoscabo/
    so causa de fuerza mayor/
    sobre nuestras intenciones/
    tras meditarlo sobradamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contestar, y qué decirte. e idear respuestas, ni explicar que las conjunciones copulativas andan de fiesta en fiesta .

      Gracias Alfred.Un abrazo conjuntivo.

      Eliminar
  3. La leche templada empapó el poema.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los rescates a las pesadillas...ya se sabe, en preposiciones honestas, que las proposiciones siempre puedan dar que hablar:-)

      Un beso

      Eliminar
  4. ¿Un ejercicio literario?
    No, una magnífica poesía que tomo a las preposiciones como excusa para acceder a la vida.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Humberto. Son propuestas como excusa para usarlas, así, por divertimento, pero que uso para explicar un sueño que sí tuve. Sueño mucho con agua.
      A ver si es que no sé nadar y ahora me entero!

      Un beso grande.

      Eliminar
  5. Hoy me quedo en ésta preciosa entrada, amiga Albaba, y es que últimamente voy algo lento, o tal vez, también tú, algo más deprisa, pero no importa, no hay reglas para tener que seguir un ritmo y quedarse a leer la última entrada, también las anteriores pueden leerse, con tranquilidad.

    Las pesadillas asfixian a los sueños, y ahogan las esperanzas, algunas veces nos encontramos en un profundo pozo y en él nos vamos hundiendo cada vez más, menos mal que se trata de pesadillas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ritmos, que van como quieren y no se avienen a normas ni orden,
      A veces son las musas que andan esquivas o solícitas o en ocasiones las ganas de jugar con un trasfondo cualquiera.

      Las pesadillas me frecuentan muy poco. No parezco gustarlas. Y esta la usé para preponer. Con preposiciones, una forma de dejarlas atrás.

      Un beso.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.