lunes, 18 de noviembre de 2013

Cerca del río, en otoño.

Imagen de internet

Érase una vez, cuando la brisa peinaba el campo, dejando al viento el ritmo, me senté a vaguear.

Se meció mi pelo, me llenó el sonido, se me vació la mente, de engañosos artificios.

Y entre el clamor de aves, buscando el nido, me quedé pensando en la levedad del tiempo, cerca del río.

10 comentarios:

  1. Ahí, a la vera del rio,
    donde las hojas caídas,
    cubren tus pasos,
    mientras meditas la levedad del ser,
    te contemplo y admiro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bajo las ramas
      de los olvidos
      se arraciman los cantos
      de los bien nacidos.

      Formando un coro,
      de colores dulces
      de sal sol y abrigo.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Buen sitio para metafisiquear... si, no existe ese verbo pero y qué?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer toqué un rincón como ese, cuando la lluvia nos dio un respiro, y el azar me dejó ver un gavilán, entre el murmullo del agua de un riachuelo.
      Comí madroños. me dejé empapar del silencio vivo de la naturaleza y cómo no...se metafisiquea que es un primor.

      Un beso, Toro. Por cierto, el día 12 pasaré la tarde por Barna. Sería un posible saludarte?. Cierro el signo de interrogación.

      Eliminar
  3. Vaya, eres San Ero (el de Armenteira) y llevas así ya trescientos añitos... Debe ser, en efecto, la levedad del tiempo.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que los secretos acaban por descubrirse :-), en la infinita longitud de la levedad del tiempo.

      Un abrazo largo y sin prisas.

      Eliminar
  4. La levedad del tiempo con hojas de otoño.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La textura de las hojas, sobre los lechos del río

      Un saludo. Y bienvenido

      Eliminar
  5. ...En el espejo del río, mientras las aguas pasan, pasa la vida, ... la tuya.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado esa brisa peinando el campo...

    Mecerse en la brisa del otoño, sentir el frío en la piel del alma, y ver caer las hojas de los árboles desnudándolos.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.