jueves, 21 de noviembre de 2013

Hoja de otoño

Foto de Internet

Me viste sin mirar,
ojos sin sombra.

Nos dejamos pasar,
como las olas.

Un parche en las hojas,
tiñe ya la aurora.


14 comentarios:

  1. Las auroras colorean con sus exhalaciones de hojas los pasos del otoño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las auroras se estremecen, de verde, tras las ocres hojas.

      Un beso, Lucía.

      Eliminar
  2. No hay que tentar al destino.
    Mejor así.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De cobardes no hay nada escrito, pero tampoco borrado :-)

      Un beso, Toro

      Eliminar
  3. Qué bella fotografía! Es como poner tiritas al bosque, una tras otra, mientras tus versos recogen las auroras y las tiñen de colores verduzcos.

    Felicidades y un abrazo por tus versos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Laura, Es una imagen que habla de cantos al otoño, con briznas de primavera en flor.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Nos dejamos pasar... ¡qué pena! Imagen y palabras preciosas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil cosas se dejan pasar, como las estaciones, sean meteorológicas o ferroviarias, por no saber escuchar al corazón.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Una hoja parcheada, así se me quedo el alma, ante un abandono, de miradas apagadas.

    ResponderEliminar
  6. Breve y exquisito. ¿Cómo conseguiste la foto?

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se llama imagen tipo gif, un espacio donde hay imágenes que traen movimiento.
      Lo de exquisito es un poquillo exagerado, pero gracias por la intención ;)

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Me resulta muy curioso ese parche en la hoja.

    El otoño se ha vestido de invierno, y las hojas caídas de los árboles abrigan los sueños muertos de frío.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, quise decir... los suelos... es que en tu blog estoy como si estuviera soñando, disculpa.

      Otro beso.

      Eliminar
    2. Tranquila, que te entendí, María. Acabo de contestar a Francisco sobre la hoja con su remiendo y creyendo que era la de otoño. Ya ves, cómo están las cabezas algunos ratos!.

      Otro beso pues María. Los árboles no dejan caer las ilusiones de una nueva primavera, sólo las hojas. Porque son sabios.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.