domingo, 24 de noviembre de 2013

Poema plasta, para nuestra mascota

Fotografía de internet


Te vimos pequeña,
con ojos de cachorro incomprendido.
Temblorosa, sucia… huraña,
atada a un contenedor para el olvido.

Te miramos, tras la ventana.
Pidiendo a duras penas, casi a gritos,
ser cobijada bajo un ala.
Te miramos, y nos enamoraste aquel domingo.

Has hecho de guardiana,
de risas, de llantos, de ese crecer de los niños.
Tú ignoras que no eres humana,
pero nos acompañas como… el mejor de los amigos.


14 comentarios:

  1. Respuestas
    1. No lo sé. Más nobles...eso es indudable. Sus doce años son un gozo para nosotros.

      Sin pedigree. Ni falta que hace. La queremos. Un beso.

      Eliminar
  2. ¡Qué bonito! Me ha encantado ese "Tú ignoras que no eres humana".
    Y cómo se hacen querer.
    Un abrazo, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no sabe por qué no se sienta a la mesa como todos. Se sube en el sofá para estar a nuestra altura. Se lo explicamos a menudo, pero no lo entiende. Pasan los años, tiene canas... y sigue sin saber que ella es un perro.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me ha gusta do mucho el comentario de "Tú ignoras que no eres humana", porque parece cierto. ¡Que naturalidad, que sencillez, que belleza!

    Un alumno, que te da un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nos miran sin entender por qué ...lo que sea. Y siempre, siempre y siempre están ahí. No nos dejan jamás de acompañar, en lo bueno y en lo amargo.

      Deja ya la tontuna esa, no?. Un abrazo, Peter. Observador mayor de la vida.

      Eliminar
  4. ¡Mis queridas mascotas!

    Me has pillao con un borrador a falta de ilustraciones. Cuando las tenga, el borrador verá la luz. Me encanta leerte.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mascotas son el refugio de la mente, la amistad jamás evitada, ese ser vivo que nos regresa al origen de las pequeñas satisfacciones y diminutos motivos para sentirse feliz.

      No en vano son terapéuticas. No en en vanos los queremos. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Intenta que seaís mejores personas, que cumplaís vuestros compromisos solidarios, que no ignoreís las otras especies, el mundo es para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos, los perros en mi caso, nos exigen un mínimo sentido de responsabilidad y la sensación de que somos necesarios para alguien. Y luego resulta que nos regresa con creces los gestos de amistad. Siempre dando más de lo que te piden.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Me gusta todo menos el título. La verdad es que hay mascotas que, aunque no hablan, saben usar el lenguaje de la amistad como nadie y, por ello, hacerse querer como la mejor y más deseada compañía. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El título es que parecía empalagoso, saliendo así tan a su modo, como suelen salir mis cosas. Ese pudor ante lo kirsch contempló la palabra "infantil", naif y acabó en "plasta". La amistad de una mascota, en especial de los perros no tiene parangón.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Precisamente tengo aquí a mi ladito a mi mascota, no es un perro, pero es mi gatita, mi mejor amiga, y para ella, también, además, soy su mamá, me sigue a todas partes, juega conmigo, y como dice Francisco, aunque no hablen, usan el lenguaje de la amistad, porque yo la entiendo a la perfección con esa mirada tan tierna como me mira.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que luego hablen de problemas idiomáticos. Si la amistad se entiende sin palabra alguna!. Ellos nos la ofrecen siempre a modo completo, desinteresado y sin condiciones de compensación. A ves, bien iríamos de actuar como ellos.:-)

      Un beso.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.