sábado, 11 de enero de 2014

Olor a lavanda


El Jardín del Artista en Giverny. Monet

La petición de sus mejores amigos le había llenado de satisfacción y extrañeza. Querían que redactase un pequeño recorrido por su amor hasta llegar a la boda, y consideraban que nadie como él podría plasmar ese camino tan largo como seguro.

Primero les agradeció la confianza, ante unos platos ya vacíos y un vino dando sus últimos adioses en las copas. Pero se negó en redondo. No sólo no lo veía adecuado, sino que la profunda amistad con ambos, alegó, no podría producir más que un dulzón escrito de amor, un confitado de adjetivos que sería incapaz de leer.

La fecha de la boda se acercaba. En una tarde, estrenando un sol primaveral, le vinieron a la mente diversas imágenes de luchas y espinas entre los novios. Escenas observadas de ternura, que había presenciado, y un sinfín de anécdotas de las que había sido testigo, que en su conjunto abarcaban esos años de relación. Ese camino que estaban haciendo juntos.

Era imposible que tantos detalles no llevasen a una ceremonia social de unión, porque era el sino de esa pareja. Parecía lo lógico, tras los encuentros sin brújula que los guiase.

Lo sintió de una forma tan cierta, que casi le pareció como una revelación mística. Con una lucidez tan meridiana, que casi podía tocar cada palabra sobre un papel. Era una sinfonía de cariño, deslizándose hacia el compromiso, entre olas de mar de fondo, y espejos de calma chicha. 

Se sentó, sin encender el ordenador. Cogió la Montblanc, que en su deslizarse sobre el papel le acompañaba la respiración, cuando escribía a vuela pluma, y pudo hacer de corrido un texto de no más de quinientas palabras.

Contenía la exquisitez de la sencillez, los afectos más sinceros. Acogía  las alegorías más bellas , y las mejor escogidas.

Faltaba algún signo de puntuación, pero decidió revisarlo más tarde. En la ducha dejó que el agua resbalaba por su espalda, apoyado en el alicatado, con sus manos asentadas e inmóviles en la pared. Con la cabeza baja.

Era liberador. Tanto, que las lágrimas rodaban libres por sus mejillas sin el menor gesto de dolor.

La certeza de que Elena era, y sería feliz, le llenaba de un sentimiento puro de olor a lavanda. El mismo que les inundara, cuando niños todavía, él atacaba a las abejas en un juego infinito, donde ella tenía pavor a los insectos y él se sentía el héroe que velaría por su felicidad por el resto de su vida.

Ahora, que el silencio de su risa ya se olvidó en su corazón, y que las punzadas eran volátiles, y explotaban como pompas de jabón, se pudo secar con brío. Y con una cierta dosis de rabia, que no supo identificar. Y con el pelo aún empapado, vestido solamente con una camisa sin abrochar aún, fue a pasar a Word el escrito.

Cuando cogió el folio, para apartarlo, y poder escribir sobre el teclado, éste se iba disolviendo. Empequeñeciendo, haciéndose liviano y quedándose en nada, hasta que en su mano izquierda, un amasijo de frases en color negro destiñó su piel, sin dejar más rastro que una suciedad húmeda y salada. Sellada para siempre.


19 comentarios:

  1. Gran relato, Albada. Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Macondo. A veces, la mejores frases acaban siendo rastros de tinta en un arrugado y mojado papel, dejando a merced de un jabón, el destino que quisieron definir.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Buenas noches amiga!! Como te decía en mi blog, hacía tiempo que no sabía de ti, y que no pasaba por tu casa. Es dificil seguir el ritmo de todos vosotros y el mío propio, pero sé que de una u otra forma siempre regreso a los mismos lugares. :)

    Albada, tu relato es muy bonito. Describes perfectamente ese amasijo de sentimiento que tiene el protagonista, a veces enfrentados a un pasado que ya no le duele tanto, y que se decide a plasmar en una hoja como un acto de amor hacia los dos enamorados. Que al final se diluyan las letras en el jabón con cierto olor a lavanda, es un final perfecto para hacer una metáfora de tu historia: hay recuerdos que nos traen el olor de un pasado que quisiéramos que nos oler como vivencia propia en el presente. Bueno, o algo así veo yo en tu protagonista.

    Me alegro de leerte en tan buena forma, y te deseo un FELIZ AÑO 2014 lleno de buenas historias. (Pero volveré antes de que acabe, ¡claro que volveré!). Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Perdón: "que quisiéramos oler" :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura. El texto salió como quiso salir. hay sensaciones que trae la vida, por puro encono o mero azar. En el caso de mi protagonista, creo que el presente le dio la oportunidad de reconciliarse con una duda, que de hecho ya estaba resuelta. Y él lo sabía.

      Gracias por leerme con buenos ojos, Un 2014 lleno de más éxitos, pues son merecidos. Un gran beso.

      Eliminar
  4. Tu imaginación es alucinante.
    Me gusta mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiende a ir a su aire, pero si llego a disciplinarla, voy...y te aviso.

      Gracias Toro. Un beso

      Eliminar
  5. Los sentimientos salieron del armario, volando por la ventana de la realidad. Se acabó el amor. Cuando te das cuenta ya es demasiado tarde, no puedes defraudar a amistades y familia, pero si al corazón. Un error, estas bodas, acaban en divorcio prematuro. Muy triste, me has hecho recordar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ignoro que si la boda se llevará a cabo. Cuando hay posos de pasado aún por acabar de enterrar es complicado, porque no partir de 0 es mal punto de partida.
      Si me permites, juego.
      ...que una abeja zumbona, culona y enojada, no me hizo sentir héroe para Elena, sino que me dejó el párpado como un pimiento morrón.

      Pero es lo que tiene la infancia: niños con vocación de sentirse adalid ante los temores de una damisela en ciernes :-)

      Un abrazo, Aries

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Anda que...
      No sabremos nunca quién era el hombre que redimía su espina sin tragar bajo una lluvia de ducha. Pero, como sabes, la imaginación se nutre de soplos de musas juguetonas, que rondan por las ventanas. Por eso las dejamos abiertas, no?

      Gracias. Un beso, Alfred

      Eliminar
  7. Es que los amores de Montblanc suelen ser efímeros. Como los restantes, por otra parte.
    Salud-os

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta pluma reflejaba la tenacidad de un afecto, pero tanto con tinta, como con boli, lápiz o crayón, hay amores que no mueren. Son pocos, pero igual como las meigas, " de haberlas, háylas". Se crea o no en ellas. :-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Duro el papel de tu protagonista. A veces el pasado mal resuelto te juega estas malas pasadas. Y el dolor, que habías enterrado bien hondo, bajo los escombros de cien fechas
    caducas, emerge de nuevo con toda la virulencia de una herida sin cerrar.
    Aunque... cuánto tiempo desaprovechado para ser el héroe de otra dama temerosa de las abejas, con las que hay.
    Pero el amor tiene sus propias reglas y vericuetos. Y una cosa es predicar, como yo hago aquí, y otra dar trigo. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese hombre quizá sufría por haber llegado a saber si ella era o no la mujer de su vida. Porque la convivencia desgasta más de lo que uno piensa con el corazón.

      Como dices, el amor tiene sus reglas y sus mil trampas. Pero es que cada persona se mira en el espejismo de lo que cree ser, o amar. Por eso el amor, si existe, da tantas opciones a la escritura.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Como sombra silenciosa camino entre tus cosas
    aunque no me haga notar ni deje rastro en los comentarios.
    Pero eso no quiere decir que no este presente
    al menos en espíritu.
    La prudencia me acompaña y me vuelve casi mudo
    pero mis ojos te leen, en silencio y sin prisas.

    Tengo dos frases queridas delante de mi PC
    que me recuerdan donde están el respeto y la libertad

    Una es de Sévigné, que me habla de prudencia
    la otra de un griego sabio llamado Aristóteles.
    ___________

    ¡Hola Albada! Pregunte por ti y por tanta ausencia, pero me lo tenía que haber imaginado. Por un momento creí que los recortes habían hecho acto de presencia. También yo perdí actividad. Leo mucho, hablo poco.

    Veo que te va bien, que estás bien. Me alegro por ello.
    Besos. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antón!.
      Hay frases que encierran unas dosis de elevadas de humanidad. Seguramente los mejores seres humanos son los que gozan de esas actitudes, respeto, prudencia, libertad....
      Sé que estás ahí. Yo escribo a ratos, y hablo menos. Pero hay tiempo para el silencio, externo e interno.

      Gracias. Por estar, por leer, por entender.. Lo mejor para ti en este año.
      Un beso, con abrazo fuerte, por favor!.

      Eliminar
  10. De todo aquello tan bello y sincero no quedaba nada, era momento de pasar página.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En muchas ocasiones, de las promesas de infancia, no queda ni el menor rastro. Si la vida se aviene a ello, hay reencuentros que acaban por dejar constancia de que el pasado, está bien en ese lugar, privilegiado, el de los bellos recuerdos.

      Un beso.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.