domingo, 23 de febrero de 2014

Páramo en un soneto.

De la obra de teatro Una luna para los desdichados 

El sol ha golpeado mi ventana 
con la pregunta, nuevamente urdida, 
de hasta dónde quedaron derretidas 
las nubes, más que rotas, desgarradas. 

Mi mente ha organizado, con presteza, 
una lista de dudas aclaradas, 
los guiños, las sonrisas, las miradas…
en un dulce racimo de certezas. 

Sin prisa, sin lujuria, sin pecado.
Mi salero y tu pan, nuestros aperos,
asolando temores silenciados. 

No hay mentiras, ni sombras, ni secretos,
porque la lluvia dejó purificado 
un páramo de amor con un soneto.


Tánatos y Eros, bodegón de Modesto Trigo, la parte de Eros, supongo


20 comentarios:

  1. Si el corazón en un páramo perdido,
    de ausente amor está desamparado,
    debe saber que habiendo sido herido,
    por otro amor podría ser curado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...cuando el hielo se hubo derretido,
      con fe, con esperanza, con cuidado,
      dejando que los ecos del pasado
      dejaran reposando lo perdido.

      Como posibilidad. Gracias por comentar. Un cordial saludo...

      Eliminar
  2. Qué bonito Aldaba. Me gusta la sensatez que transmiten tus palabras. Todo claro en ese páramo de amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Necesitaba escribir poesía. Como alimento que compense a las noticias.

      Gracias Pilar. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Las finas gotas de lluvia,
    que el desgarro de las nubes
    provoca, cubren mi ventana.
    Inpedido de ver a través de ella,
    mi mundo se encierra en su duda,
    cuidando no dar por certera,
    una incógnita no desvelada.
    Mientras el agua empapa,
    la tierra donde surgiran,
    hermosas palabra por pronunciar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lluvia tapando en parte las miradas, lava la cara de los sueños, a través de las palabras.

      Gracias por comentar, Alfred. Un beso.

      Eliminar
  4. Un bello soneto.Admiro a quienes saben componerlos.
    Si el páramo de amor recibe lluvia, se hará fértil para volver a sentir . Me gustan las metáforas de "nubes desgarradas"," racimo de certezas","nuestros aperos"...fáciles de entender y que dan calidad a tu soneto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fanny.
      Las metáforas buscan el lugar por donde llegar más allá de las palabras. Es muy mejorable en cuanto a técnica, lo sé. Pero de alguna forma no busco lo perfecto, sino lo que fluye. Gracias nuevamente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. bello soneto por su propia estructura y por la belleza de su contenido con ese sol golpeando a la ventana...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando el sol se abre paso en la ventana, al otro lado del vidrio y la persiana, hay quien de forma pausada, disecciona palabras disecadas.
      Por un decir. El sol arroja luz a los balances, seguramente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Quisiera ser páramo para dar calor al frío, gentío a la soledad, amor a la mar de soledad... Quisiera ser soneto.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quieras ponerme en un aprieto. Las sílabas se mecen en la mente, como olas de estrofas de un soneto.

      La soledad y el gentío. El fuego, el viento, los latidos...todo lo que alguien ya hubo escrito, pervive en los páramos del olvido. Un cordial saludo.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Gracias, Macondo. Necesitaba escribir. Tras Ucrania, y otras noticias más cercanas era un...dejar que con el sol, cierta alegría despejara el ambiente. Un respiraremos. Un quién sabe.

      Pero me alegra te gustara. Un abrazo

      Eliminar
  8. Tus versos golpean los cristales de mis sentidos. Dejo escapar tan solo el aliento brumoso de una ausencia escrita en tu soneto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los sentidos, entre cristales, quedan huérfanos. Abrir las ventanas, dejando que el sol y el aire purifiquen lo sensorial, dejan limpios los ojos para poder ver.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Precioso. La "lluvía" resbala por la faz de la tierra...Triste y bonito. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lluvia provoca, con el sol, esos arcoiris donde bailan las gotas. Donde se engalanan las risas, empapada la camisa con guirnaldas de color. Donde se mojan las grises dudas, con jabón de fantasía, en los tejares de las mejores pausa de cualquier día.

      No creí que fuera triste, pero, como en todo, sólo la mirada del que lee sabe lo que le dice un texto. Un beso, aries.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.