viernes, 25 de abril de 2014

Las ONGs de algunos niños.

                     



Los niños afectados de cáncer, por desgracia, pueden ser los nuestros. Nos podemos imaginar en la piel de estos padres, porque ellos, los niños, son el futuro, nuestro futuro. Colaborar con las asociaciones que forman, es sensibilizarse con la causas de la lucha por la vida

No sé si pueden imaginar lo que, entre mil cosas, he vivido hoy. Los niños no debieran enfermar de nada serio. Bastan los chichones, los arañazos en las rodillas al caerse de la bici.

Basta con esas fiebres que nos ponen a prueba de lo que recordamos de dosis de paracetamol, de paños, que si con alcohol no, que si de qué eran?...

Basta con las otitis que desgarran los nervios al no saber cómo bajarles la luna por verles que desciende el dolor.   

Basta con los nervios de los primeros pasos en los patines, desafiando el equilibrio, y con las caídas de toboganes, columpios, murallitas que acaban por echarles a trompicones.

Pero hay enfermedades que ponen a prueba su cuerpo y nuestro equilibrio. El que nos hace caminar por el filo afilado de la navaja entre ceder a las propias lágrimas o a la rabia inconcebible de un carga injusta que no sabemos cómo canalizar.

Porque todos salgan de estas redes de araña. Porque ninguno quede atrapado en la viscosidad de los malos augurios.

Por los grandes niños. Los que luchan como leones por la vida..

18 comentarios:

  1. Me parece tan injusto para cualquier niño...
    Es como robarle a Dios.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece injusto, porque es contranatura. No cabe que puedan irse los hijos antes que los padres.

      Se ha ido Tito Vilanova, el entrenador de Barça. Las partida prematuras son siempre incomprensibles, por eso los niños nos duelen. Un beso.

      Eliminar
  2. Gracias por sacudir amablemente las conciencias de quienes no padecemos una seria enfermedad y vivimos ajenos a los que sufren.
    Tu escrito es emotivo, sin sensiblería,una sincera emotividad que lanza un s.o.s porque cuando se viven situaciones así o se ven de cerca, uno no puede simplemente compadecerse sino actuar para aportar una pizca de alegría a esos niños enfermos.
    Me ha gustado la forma con que hablas de esos pequeños; hay amor en tus palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer, Fanny. La pediatría está llena de episodios gratos, llenísimo. Pero hay avatares, de un ingrato que te deja el alma temblando. Por eso hay que colaborar en lo posible, para dar alegría a esos ratos tan amargos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Debería estar prohibido que la vida les pusiera tan duramente a prueba a una edad tan temprana. A ellos y a sus seres más queridos. Es antinatural la enfermedad grave en un niño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que luchar y luchar.
      Si crees en los sueños, ellos se crearán... creer y crear están tan sólo a una letra de distancia...
      Ésta la máxima enseñanza del libro de Albert , su mundo ideal, descubierto a lo largo de diez años en los que estuvo ingresado en hospitales luchando contra el cáncer. http://pilar-ciudad.blogspot.com.es/2013/05/albert-espinosa-el-mundo-amarillo.html

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. creí que había comentado
    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa alguna vez también, hay comentarios que son abducidos por la red. las palabras, que se sienten libres...

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Ningún niño debería sufrir, ningún niño debería estar triste, todos los niños deberían ser felices.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los niños deberían porder disfrutar de la vida abriéndose en su piel. Todos deberieran poder sonreir, mucho y a menudo.

      Un beso. Feliz semana

      Eliminar
  6. Esa enfermedad es una tragedia, no respeta nada, aunque a veces un ser muy popular la pone encima de todas las mesas. Pero cuando es infantil te sacude aún más.
    Gracias por concienciarnos aún más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sacude, y mucho. Nos hace reflexionar sobre lo importante.

      Gracias por comentar. Feliz semana, Alfred

      Eliminar
  7. Los niños, los ancianos, los débiles, los auténticamente indefensos... Hay tanto por hacer, mientras miramos hacia nosotros mismos, como si ignoráramos que ellos también son algo de nosotros.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que me sigue sorprendiendo es que dentro de cada uno, no hallemos a los niños, a los ancianos, a todo ser humano indefenso.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Como maestro me toca la fibra cuando se toca a los niños: la hambruna, la pederastia, la enfermedad... Tu entrada ha sido preciosa aunque dolorosa, muy dolorosa.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños nunca molestan. Los niños son los únicos capaces de entender el arte sin explicación alguna. Por eso se nos hace tan incomprensible para el ellos, el hambre, la violencia, la enfermedad. Porque no comprendemos que le llegue a ellos.

      Un saludo, Nel.

      Eliminar
  9. Sí, para los trompicones "normales", bastan los padres "normales". Para este tipo de enfermedades, la carga es tan dramática, que se necesitan "héroes". O, cuando menos, que se sientan tan arropados por la sociedad, que no necesiten serlo. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ser héroe para llevar esa lucha adelante.Opino como tú, Francisco. Gracias por tu lectura.

      Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.