viernes, 18 de abril de 2014

Nos vemos en Macondo, Gabo


Hoy en Macondo andan de luto. Muchos de sus habitantes llevan rosa amarillas en los ojales, ante un revolotear de mariposas de la luz persiguiendo a un espíritu fresco y orgulloso en busca perpetua de la savia de Meme.

El dentista de gránulos homeopáticos pudo escuchar las campanas a muerto, pero preguntando  por la calle de los turcos nadie le pudo confirmar quién era el tal Gabo, por quien doblaban a duelo, en manos de un anciano que a base de chocolate conseguía levitar.

Melquíades lo había anunciado, en su caligrafía de arañitas en tendederos de ropa, pero el Coronel Aureliano Buendía,  José Arcadio y Rebeca no han querido volver al pueblo  tras enterarse de la infausta noticia.

Remedios, esa descastada sin leche familiar, consiguió fugarse del convento, al tener el presentimiento de la muerte de alguien importante, y ha acudido a las exequias. La superiora del convento de la ciudad de las mil iglesias y sus palmones de Semana Santa, no pudo disuadirla de que la caída del cántaro de agua, ni la bajada a la tierra entre sábanas, de Remedios la bella, eran meras coincidencias.

Hoy Macondo está más triste que en la epidemia del insomnio, y menos húmedo que en los años de la lluvia inmisericorde. Aunque han llovido pajarillos, que andaban desorientados,  a nadie le importó, porque una Úrsula del tamaño de un bebé, con sus 158 años, regresó nuevamente del camino que siguieron los gitanos del circo, con unos gritos de foquita acatarrada, pregonando que al fin, los pergaminos no reflejaban el final de una estirpe, sino el nacimiento de otra. 

Minúscula y activa, se aferró al cadáver caliente de un Melquíades reencarnado en un anciano normal, con voz de poeta, vestido con guayabera, y sin tufo a plomo, atanores ni piedra filosofal.

Ahora, que ambos sabían el camino del más acá, porque las tumbas figuraban en los mapas de la muerte, volvían a ser uno. El alter ego del sabio circense y mago, se adentraba en silencio bajo la piel de un tal Gabo, que le dotó de la puerta del otro lado del espejo.

Si me permiten, yo, que juego por jugar, me quedo pensativa, porque a quién diremos Gabo? , así, de esa manera?, con ese exceso de confianza?. Como de amigo, o de hermano. Si no le conocí de nada. Pues no pude escribir Gabriel. Ni García Márquez.  Ni usar el término Nobel.

¿Se me instaló su natural sencillez de hombre simple en  su grandeza entre las líneas de sus párrafos?.


Descansa Gabo. Te sigo viendo desde los Ojos de perro azul de mi mirada.

De esta mañana, publicado en Lenka21

En esta “Crónica de una muerte anunciada’, mientras los acontecimientos cotidianos nos remiten a desenterrar ‘El amor en los tiempos del cólera’, todos nos unimos para escribir, huyendo de la desidia. ‘El coronel no tiene quien le escriba’ queda descartado, porque “Vivir para contarlo” nos lleva de la mano a temas atemporales, ‘Del amor y otros demonios’.
Hemos asistido al “El otoño del patriarca’, entre vientos de “La hojarasca”, donde los “Funerales de Mamá grande”, quedarán chicos, entre un “Relato de un naufragio”, y esas “Memorias de mis putas tristes”.
Al final, este “Vivir para contarlo”, es la suma de “Doce cuentos peregrinos”, que nos acompañaron, a través de las palabras y del universo que creó,  por la senda de una literatura de cabecera. Permitiendo conjugar la realidad latinoamericana, en compás de fantasía, con la imaginación osada y la forma descriptiva de un mago de las palabras, armado, simplemente, de la varita mágica de una pluma irisada de pavo real.
Descansa Gabo. Lloraremos tu partida, pero espéranos, que te seguimos leyendo, y el punto de lectura huele a café colombiano. Aparcado mil veces en un tomo desgastado del cuatro libro que ha pasado por mis manos, de tu “Cien años de soledad”
La última entrevista, para La Vanguardia, en 2006

20 comentarios:

  1. Descanse el paz el maestro, porque su huella se queda con nosotros para siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero pensar, que haciendo eco de su sentir, le hayan dejado partir sin más floripondios de ciencia. Paliativos para no irse sufriendo, porque nadie merece sufrir, pero él, menos que nadie, por la alegría de vivir que entre líneas, nos dejó en herencia, acompañando su mejor prosa y su mirada de periodista.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Precioso homenaje al gran Gabo. Una pena que hombres como él nos abandonen. He sentido su marcha y solo me queda la esperanza de que siga escribiendo en el cielo.

    Un besazo amiga y gracias por esta entrada. Coincido contigo en lo del sufrimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguirá mirando divertido, cómo, al leerle se nos cambia la cara tras las gafas de ver de cerca.
      Es una partida anunciada, pero todos nos sentimos algo huérfanos sin él.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Que hermoso homenaje. Macondo y el mundo entero esta de luto...
    muy buen Albada2.

    abrazos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El luto en los corazones, creo que Gabo no lo deseaba pra nadie, y menos para sus lectores. Porque no dejó quintales de párrafos donde seguir habitando bajo el paraguas de su obra.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Albada, sentido homenaje a este genio de la literatura. Me uno con todo sentimiento a lo expresado. La vida es así: puede dejarnos sin el hombre, pero no puede quitarnos su pensamiento, su obra, su grandeza de espíritu...

    Cuando se padece una enfermedad grave, "la muerte está anunciada", pero eso no nos consuela; solo saber que otras generaciones seguirán disfrutando de sus novelas, nos hace sentir que aún está vivo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este coronel tendrá quien le escriba. Todos los que bebimos de su pozo infinito de agua pura que ir sacando, con cubos o dedales, fracciones de ese agua siempre fresca.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. D.E.P. Nunca se irá del todo, porque su recuerdo permanecerá siempre con nosotros.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El recuerdo de su risa perdurará menos que la esencia de sus palabras, tejidas en hilos de la realidad más fantástica que nos alimentó nuestra propia voz.

      Descansa en paz, Donde nos esperan los grandes maestros, para seguir enseñándonos los límites imprecisos del realismo mágico.

      Un beso, María.

      Eliminar
  6. Albada, con tu escrito reafirmas a un hombre virtuoso y bueno en el fondo de sus personajes, nos lo recuerdas para no apartarnos de ellos ni olvidar su sentir.
    Gracias por el privilegio de leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reafirmo su influencia desde la ficción, de esa forma de abordar la realidad, Sí, hablo de un hombre bueno, de un hombre sabio, de un simple hombre dotado de un talento del que algunos quisimos aprehender.
      Es irrepetible, como siempre sucede con los verdaderos genios. Duele su partida, aún anunciada, pero nos queda su voz, inmortal.

      Gracias a ti, por la amable lectura . Un abrazo.

      Eliminar
  7. Le estaré eternamente agradecido.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La deuda con él es impagable. Por él jugaba, con su herencia :
      En la década prodigiosa de los sesenta, el siglo de las luces se acomodó sobre la ciudad y los perros.

      La muerte de Artemio Cruz jugaba con tres tristes tigres, y la fantasía sorteaba los cuadrados pintados de una rayuela, durante los cien años de soledad, que devendría en crisol de una tendencia.
      Me desperezo entre líneas de letras enhebradas en mi cintura, y dejo que el aroma de la magia me inunde de una realidad mágica que libere mi piel de terciopelos. Entre la mesilla de noche ... loa puntos de libro, y mis sueños.

      Un beso

      Eliminar
  8. Bello texto, Albada. Creo que don Gabo debe estar satisfecho, sonriendo, con su bigote torcido y pensando: las letras unen, las letras nos permiten soñar, las letras nos hacen libres. Un beso para tí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Yo creo en el más acá con más intensidad que en un más allá. Pero si no era consciente de hasta qué punto sus letras, todas las letras, permiten ser libres, ahora, con el tsumani de afecto y recuerdo de tantos lectores, no le quedaría duda.

      Un beso,

      Eliminar
  9. Gracias por tu participación en LA SALSA MADRE nos estamos conociendo.Una satisfacción leer lo tuyo, mas enraizado aún en el auténtico GABO y con una gran frescura de acontecimientos. Muy FELICES PASCUAS, Albada2 !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos espacios personales, abiertos, cómo no, son lugares donde uno deja aflorar las ideas, en forma de textos, que por falta de espacio no podemos en otros lugares.

      Bienvenida a este rincón. Feliz domingo de resurrección. Un cordial saludo.

      Eliminar
  10. Excelente homenaje a un maestro de las letras, que se nos fue hace un tiempo, pero lo despedimos ahora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nos fue yendo de a poquito a poco, difuminando su lucidez en la maraña de pasos entre líneas de una prosa al galope, y una poesía a media voz.

      Nos fue diciendo adiós despacito, como nos entraban sus libros por la ventana de nuestros ojos ante la lectura de su mágica pluma.

      Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.