sábado, 31 de mayo de 2014

Esperando

Óleo de Modesto Trigo.


Te vi esperando. 
A que la vida llegue tranquila. 
A que mis ojos te miren. 
A que mis manos te besen por cualquier rincón del alma de tus pecas. 
Esperando a que se mueva el aire de tus pestañas por verme aparecer tras la puerta.
Esperándome. 

14 comentarios:

  1. wow... muy sugerente, tierno y esperanzador.
    Saber que nos esperan siempre es algo hermoso.

    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el cuadro, que al verlo hizo de musa.
      Es muy hermoso saber alguien te espera.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Es el primer poema tuyo que leo y te aseguro que he gozado mientras las letras se colaban por mi mirada tras la puerta.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejé colar las miradas. Porque ante un cuadro así, como otros miles de cuadros, la inspiración se escapa, por las mirillas.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Bellísimo, Albada! Lograste un combo precioso: cuadro y letras. Muy bueno! Saludos, mujer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el cuadro. Pedía a gritos mirar por la mirilla de la puerta de la evocación.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Es hermoso que me esperes... Pero, eso sí, llegaré tarde. Hoy tengo fútbol, y cañas con la peña.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que avisas, me quedaba helada. Me pongo un chándal, y miro el fútbol, hablando con mi hermana.

      Un abrazo :-)

      Eliminar
  5. No sé, si conseguiré su mirada
    Una mirada tan solo para mostrarle
    Lo que mi boca no pronuncia
    Mis ojos no reflejan
    Mis manos no señalan
    Mis pestañeos no acarician
    Mis suspiros no exhalan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conseguirás mirarle.
      Y escuchar la voz que besa.
      Los besos que callaste.
      Los suspiros que lucharon
      bajo las pestañas de ambos.
      Conseguirás que se vea, en tu mirada.

      Un beso

      Eliminar
  6. Bella evocación de la esperanza. Bello desnudo que se ofrece, esperando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás de una promesa recién conquistada. Esperando se cumpla bajo el dintel de la certeza. Ese desnudo era una tentación a la que no quise sustraerme. Cayendo en ella, a través de este esbozo de poesía.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hermoso y sugestivo poema,
    ¿quién no ha esperado alguna vez
    lo inesperado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos esperamos. Hasta lo inesperado, qué verdad.

      Un cordial saludo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.