domingo, 4 de mayo de 2014

Moscas en Mayo

Imagen de http://tienemigalacosa.blogspot.com.es/2009/12/cuando-el-diablo-no-tiene-nada-que.html

Miré la frase por la que ha de empezar el microcuento de la SER, de cuentos encadenados. Ahora que las moscas incursionan en las casas, casi que es inevitable recordar a Machado.

… Inevitables golosas,   que ni labráis como abejas, ni brilláis cual mariposas; pequeñitas, revoltosas, vosotras, amigas viejas, me evocáis todas las cosas.

Fuera de concurso me puse a seguir el hilo de la frase de inicio. No deja de ser primavera, y el tiempo de un sol radiante llama a helados y paseos. ¿Cuántas bolas de colores no habrán acabado en cualquier sitio?.

Mi pequeño homenaje a las moscas, a quienes les debo ensimismamientos infantiles, despertares de siestas inconclusas, resguardo de frutas con campanas aislantes, y tantos movimientos articulares que me permiten unos movimientos de brazos amplios.

No lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir. El artefacto, una reja coronando un palo flexible, nos pilló desprevenidas. ¿Cómo no estarlo, si andábamos de tertulia sobrevolando un reguero de helado?. Marta había dejado caer un cucurucho rosa, que olía a felicidad, cual promesa de un paraíso por conquistar. 

Ni vosotras, compañeras cobardes, podíais sospechar la afición reconquistada de cazar moscas de su madre.

La versión de Serrat del poema.





24 comentarios:

  1. Para los que sabéis escribir bonito, ni las moscas se os resisten.
    Qué de recuerdos ese disco de Serrat.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de escribir bonito no sé yo..pero respecto a los recuerdos de ese disco, me parece que los que estamos ya en una edad, nos trae muchos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Las insolentes, las insoportables moscas:
    Me siento en la cabeza del rey cuando quiero y beso los labios de las mujeres, no trabajo en nada y disfruto de lo mejor
    (Fedro, La hormiga y la mosca)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, y parecen tan bobaliconas ellas.

      Pero son insolentes. Vaya si lo son. Un cordial saludo.

      Eliminar
  3. Serrat... toda una vida con sus canciones verdad?
    Hasta las moscas salen en ellas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas tilladas al vuelo de Machad, pero que si no, las saca sí o sí. Por cotidianas.

      Un beso.

      Eliminar
  4. ¿Sabes que en casa yo no tengo ni una? jajaja cuando entra alguna mi gata hasta que no las mata no queda agusto jajaja.

    Feliz día de la madre.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes un matainsectos ecológico. Para la capa de ozono, y para los pulmones de todos, vaya invento con la gata.

      Feliz día para ti, María. Un beso.

      Eliminar
  5. Me gustan tus recuerdos relacionados con las moscas.Ellas forman parte de todas las casas; en cualquier momento se cuela y se pasean por donde quieren.
    A mí me gusta observarlas.Tengo dos haikus dedicados a una mosca que se posa en la barandilla de mi balcón cuando hace sol y ahí se arregla los palpos, las antenas y las alas. Y, en otoño, se queda inmóvil sobre la pared soleada.

    El poema de Machado, catado por Serrat, me encanta. y ¿No leíste lo que escribió, hace dos años. Juan José Millás en El País Semanal sobre las dos moscas drosophilas que tuvo en observación? Fue genial, hablaba de ellas como de dos enamorados.
    Buena ocurrencia la tuya, Albada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que son animalillos. revoltosos, eso sí, pero entre ellas se explican bien, dónde está la comida, qué evitar...esas cosas del devenir diario en la vida cortita pero intensa que se gastan.

      Broma todo. Un brazo Fanny

      Eliminar
  6. Esas moscas revoltosas, apremiantes en sus vuelos rasantes, posándose una y otra vez sobre nuestra piel, apartadas con ásperos mivimientos de manos.
    Perturbando nuestra paz, en ese intento de sueño reparador, en las cálidas sobremesas.
    Frotándose las patas una y otra vez, mientras observan su objetivo, antes de inicIar una nueva aproximación, intentando pillar a su víctima desprevenida.
    Esas moscas contempladas con mirada esquiva, esperando su posar encima de una superficie adecuada, que nos permita atizarle un buen regletazo, antes de iniciar otra acción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese frotar de patas, Alfred...ese volar rasante que suena como a bombadero que se acerca....no, es que no son muy amigas. Pero no hay nada personal, es simplemente que excitan el aire y eso me sobrecoge un poco. Si encuentro gato, se me acaba, de golpe, parece.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. HAsta a las moscas le cantó Serrat.
    Me hiciste venir un vendaval de recuerdos

    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tantos como moscas en Abril, o en explanadas de vacas, que hay para hacer un libros de mi relación con las moscas, o con los insectos en general. Seguro que tú atesoras muchos recuerdos bien bonitos sobre las moscas.

      Un saludo.

      Eliminar
  8. Rejas, siempre rejas. Es lo que traen las promesas de paraísos.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero son rejas que se esquivan. Las moscas veteranas explican en un para de sesiones formativas, los trucos para escaparse.a. tan cruel destino. Lo sé porque veo a gente, mujeres sobre todo, haciendo música con los cazamoscas sobre paredes, ventanas, barandillas y hasta cojines.

      Las moscas listas, esquivando las palas de plástico:. Un deporte apasionante para observar sentado, en las tardes de Mayo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Esta pobre mosca que te habla solicita la suavidad de tus palabras. Ese aliento salvaje que las ideas dejan reposar y sale volando apenas lo barruntas. Albada2, sigue conquistando mi cabeza de mosca.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese aleteo cascabelero. que nos deja con el embozo sobre la cabeza. Ese repiquetear sobre el vidrio en una huida imposible hacia la calle. Esa mosca con sus caídas en picado hacia los platos de mermelada...cuántas aventuras simples y fascinantes.

      Un saludo.

      Eliminar
  10. Excelente! Muy original la metáfora, una prosa sutil y divertida. Te felicito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la vida misma, cuando nos toca ponernos el vestido de moscas.
      Siempre hay una madre con vocación de rodillo aplanador, o disfraz de reja, presta a despanzurrar, a tanta moscas juguetonas. Sea Mayo, Junio, San Fermín...o miércoles de ceniza. Broma

      Un cordial saludo.

      Eliminar
  11. Qué buena entrada! Entre tu texto (bordado) y Serrat pues me ha encantado. Muy bueno, mujer! Y me voy tarareando la canción: "Me evocáis todas las cosas..." ♫♪♫♪
    Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me atrevo a invitar a un grupito de amigas voladoras que buscan diversión en el hall de la entrada de mi centro de trabajo. Canto con Serrat y contigo, ♪♫♫♪.

      Un beso Bee...y mira, de mi relación con las abejas mejor otro día te explico...:-)

      Eliminar
  12. Un homenaje a las moscas, ahora sí que tienes un lugar en mi panteón de ídolos.
    Y muy merecido, por cierto (digo, el homenaje), pues dónde no han estado.
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pregunto yo...¿dónde no habrán estado las moscas?. Pienso que en viaje a Marte en un futuro...capaces de colarse cual polizones con tal de estar en todas partes.

      Un beso grande, Humberto.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.