lunes, 12 de mayo de 2014

Trapezi, Reus ciudad natal de Gaudí

                



La mirada de un niño que nos persigue, que no podemos dejar que marchite en nuestro corazón.

Perseguí los rostros infantiles, las bocas abiertas por la sorpresa, la risa por caídas sin daño, la levedad de esas magias con truco y los olores a chucherías dulces, que con Nenuco mecían el aire de fiesta que inundaba los rincones de la ciudad.

Los adultos, en un esfuerzo que acabó en complicidad, se unían a los niños, rivalizando en mostrar sorpresa y alabanzas, a números circenses clásicos, y algunos más novedosos.

No hace falta animales para los circos con carpa, ni para los que sin tela que los tape del sol y de luna, nos dejan la impresión de volver a ver funciones de domadores. 

Recordé imágenes de un tiempo sin tele ni internet, donde era posible la comunicación estrecha, sin dioma alguno, cual rapsodas con imágenes para explicar cuando ni leer era común. Y es que la magia del circo no usa fronteras, ni besa más bandera que la sonrisas infantil. Aucas se llaman aquí.

Ha habido un 10% menos de espectadores que el año pasado. La crisis pega fuerte hasta en las sonrisas, por ello defiendo la mía, que es la de todos, para que no venza al alma. la desorientación de sentirnos huérfanos de un Gobierno que sigue apretando en su maltrato.

Trapezi se ha despedido hasta el año que viene, pero sus 120 actores circenses, dejaron la ciudad llena de anhelos por recuperar la mirad limpia de una cara infantil, sobre un elefante de cartón piedra, abriendo paso a la sonrisa, que yo espero seguir defendiendo a pesar de los pesares.

Defendemos la alegría, en barricadas de adoquines de fe, contra la cerrazón de unos recortes injustos, desproporcionados, y que son cruentos. Las balas no me dan miedo, sino la velocidad a la que llegan ( como decía alguien). Pero hieren y matan, como estas austeras actuaciones contra los más débiles. Esas sí que me dan  miedo, porque son lentas como gota Malaya, hasta horadar la esperanza.

El asesinato de esa política en León ayer, me dejo mi pésame por su muerte absurda, pero la reflexión de qué haría yo, si mi estado fuera terminal por culpa de algunos recortes. Y dejé de pensar, dejando que la luz del sol de mayo, con su aire circense en la retina, perdure lo suficiente. Creo que hasta el siguiente escándalo de expolio, fraude o inmoralidad, pero mientras tanto...  

Defender la alegría, de Benedetti


16 comentarios:

  1. Bien, a defenderla. Pero no olvidemos la reflexión de Jardiel: Hay dos formas de conseguir la felicidad; una hacerse el idiota, la otra, serlo.
    La reflexión que abres sobre la justificación de la violencia (de todas las violencias) es muy peligrosa. Creernos con el derecho a decidir sobre la vida de los demás es, además de una sibilina forma de fascismo, un monstruoso ejercicio de miseria moral.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, me debí expresar fatal. Hay una peli " la revolución de los ángeles" que elucubra en 2020 la posibilidad de que enfermos terminales se dediquen a matar a quienes creen que han sido carniceros de sus ciudadanos,. No. " si mi estado fuera terminal por culpa de algunos recortes. Y dejé de pensar, ", dejé de pensar porque pensaba en la peli. Por supuesto nadie puede erigirse en dios para quitar la vida. Tampoco para provocar que se disparen los suicidios, pero este blog lo reservo para creación y recreación de sentir.

      Para expresar opiniones utilizo otros canales. Pero dejo sobre la mesa cuántas veces algunos griegos, italianos, españoles, portugueses... no habrán deseado que alguien sufra como ellos estaban sufriendo.

      Defiendo el derecho a que no me rompan la alegría, porque forma parte de mi identidad, más allá de una nacionalidad idioma o credo.

      Un abrazo, Amando. Nos vemos entre los espectadores del circo de la vida.

      Eliminar
  2. La crisis, las injusticias, el nepotismo, la insensibilidad, el egoísmo... todo influye para que cada vez más estemos a punto de perder el control.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que controlar, aunque a veces la rabia se nos desboque. Hay que defender la necesidad de reír y sonreír, porque van a fabrarnos. Está más que demostrado.

      Un beso.

      Eliminar
  3. Me has dejado destrozado, Albada. Hay asesinos que no disparan un solo tiro y matan la alegría, la esperanza, la fe (no religiosa, que de eso se encarga esa paloma...),... ¿Cuánta gente no puede matar el hambre y ve cómo esos que nos gobiernan (políticos, banqueros, millonarios, sacerdotes,...) les destrozan la vida, el alma? ¿Hay mayor violencia que esa?

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las guerras psicológicas funcionan mejor que el hambre, y son más devastadoras que el napalm, porque las quemaduras pueden sanar, las amarguras matar.

      Por mi alegría, por la tuya, por la de todos ante gestos simples que la vida nos regala . No pasarán sobre la barricada de mi alma. Un saludo.

      Eliminar
  4. Si introduzco un condicionante puedo convertirme en un monstruo, pero no por eso dejaré de ser amante de los animales y disfrutar de las queridas fotografías que les 'hurto' en mis andanzas por las montañas y la naturaleza.
    Y me quedo con las carpas que cobijan Le Cirque du Soleil, me satisfacen plenamente.

    Besos, abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diferiro sólo en parte, con Hitler quedó patenete que casi todos podemos ser mosntruos en un momento dado. Y claro, yo me quejo con la carpa, de la río para ver nadar libres, y las de los circos, para no perder de vista mi manera de ver la vida, por desgracia, más que inocente, de una candidez abrumadora.

      Un gran beso.

      Eliminar
  5. De todo lo dicho, me quedo con el final, defendamos la alegría!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todo lo sentido me quedo con lo mismo Alfred. Porque pueden enjaulara un cuerpo, pero no a la libertad. Con el optismosmo pasa lo mismo, es una manera de vivir, que se contagia. Me duele que se contagie el desaliento, por eso este post. Por la alegría intrínseca que no podemos dejarnos arrebatar,

      Un beso.

      Eliminar
  6. Este poema de Benedetti es de los que más me gustan y tengo entre mi selección.
    Cuesta defender la alegría, ver el lado positivo de la vida y mantener la calma en las dificultades. Pero la alegría es frágil; muy vulnerable, y de un día para otro, se nos puede marchitar.Por eso, el mismo Benedetti nos dice: "defender la alegría como una trinchera", o sea "con uñas y dientes".

    Me ha gustado tu post, Albada, y el amor a los niños que se te nota en tus escritos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta a veces hasta levantarse de la cama Fanny, porque como dices, la alegría es caprichosa y puede ir al compás de vientecillos de tonterías o menos tnterías. Yo defiendo la mía como una trinchera, pero en el sentido de que me atrinchero en recuerdos, emociones y sensaciones que me guardan del dolor. Porque el dolor existe, y la tristeza se masca en el ambiente. Será cobardía, será mecanismo de defensa, pero defiendo mi risa y mi capacidad de emitirla. Cada día. Sin faltar jamás a la cita, la alegría está a mi vera.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. A modo de disculpa.
    Sucede con alguna frecuencia que entro al blog pero no comento, no porque no quiera, sino porque no entiendo de qué trata la entrada, como en este caso. No se que es Trapezi, no se que es Reus, no se que es Gaudí... A veces me da la impresión de que vivo en otro planeta, en la luna, quizás...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Trapezi, no lo conocía ni yo, porque es una feria de circo, que dura unos días y que sólo se lleva a cabo en Reus, ciudad española, de Tarragona. Antoni gaudía fue el arquitexto cuya obra La Sagrada Familia dejó incloclusa, por la imponente ambición de su proyecto, pero si buscas Barcelona Gaudi verás que mucha gente hace turismo a esa ciudad, en parte, gracias a que se conoce el Barça, equipo de fútbol, y a la Sagrada Familia. Mi vídeo puede ayudarte a ubicarte.
      https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=bE2KOOoL42s.

      Un cordial saludo, terráqueo, sin duda, sí pareces ser.

      Eliminar
    2. Gracias. La catedral se ve grandiosa, aun inconclusa, pero no quiero imaginar el costo que tuvo lo que se hizo y el que tendría el completarla. Pero tal vez, como la visitan 2 millones de turistas al año, si cada uno aportara con 1 dolar, podría hacerse algo (aunque una catedral en estos tiempos que vive España, podría no justificarse...)

      Eliminar
    3. Veo que hiciste lso deberes. De hecho la entrada para visitar el templo es de seis eros, si no ha subido, vaya. POR persona. Lo vale. No lo dudes, pero las colas para entrar son inmensas.
      Gaudí dejó dicho que se tenía que autofinanciar la obra. No podía recibir más que donativos, nada de aportaciones de entidades públicas

      Espero te gsutase lo que hallaste.

      Un saludo cordial

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.