domingo, 28 de septiembre de 2014

Lavadoras justicieras


El torbellino ha sido puntual.
Como cada último domingo de mes la lavadora me ha devuelto lo que me ha abducido durante estas semanas.

Como otros domingos, he visto cómo dispersaba, y quedaban en el suelo los elementos usuales, llegando a un rincón un calcetín blanco, allá un cordón de zapatilla, y algunos botones. Esas cosas habituales. Como en todas las  casas donde hay jóvenes viviendo. Porque imagino que es un efecto que llevan ahora las lavadoras, tras tantas quejas por pérdidas de horquillas, moneditas, botones, cordones y los innumerables calcetines que quedaban sin su pareja
Hoy, por ejemplo, había dos botones. Uno sé que  es de un pantalón de hilo, veraniego, que ahora descansa en una estantería del armario, y el otro es de una camisa de hombre, o de un polo.

Ayer vi a un joven con los cordones desparejados. Uno era lila. El otro blanco. Igual no tienen paciencia en casa para esperar a que la pareja “fugada”, regrese al lavadero, pero me hizo gracia, porque un hijo tenía unas Converse idénticas, blancas y amarillas, con detalles en color lila. Recuerdo que los cordones, primitivamente, ambos, por supuesto, eran de un vivo y alegre color violeta. Lo recuerdo porque la lavadora se comió uno de ellos, hasta que lo regurgitó. Pero era tarde. Yo aún no sabía estos turnos de la nueva lavadora, y ya había comprado otros.

Bueno, lo sorprendente es que hoy, además de lo normal,  ha salido un perro yorkshire de ese remolino. Creí que sería un peluche de un osito, con lazo rojo, pero no. No es un peluche, sino un perrito, seco,  pequeño y con cara de ¿dónde estoy?

Si alguien ha perdido un perrito, de unos dos meses, contacte conmigo. El animalillo está bien, sólo asustado. Aprovecho para rogar, a quien pudiera haber encontrado a un osito…que me lo haga llegar. :-)

18 comentarios:

  1. Las lavadoras son chisteras mágicas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son misterios sin resolver. Un poco de física cuántica yo a veces sí creo que hay que estudiar para entenderlas!

      Un beso

      Eliminar
  2. La lavadora del misterio...Tal vez se pase de revoluciones y con tanta vuelta, entre en otra dimensión, trayendo a esta, todo clase de objetos y allí sea donde vayan a parar los nuestros...¡Que divertido!, yo he encontrado una moneda, que no es de este siglo, jajaja Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo he perdido una muy guapa de este siglo..y esa no aparece. Centrifugan a tal velocidad que además de arrugar..es que despegan!

      Un día me leeré las instrucciones de la que tengo. Sería la primera vez. Y si pone algo interesante, o de ciencia esotérica...os lo cuento. Un beso

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Yo no puedo ni pensarlo. Mira que hay electrodomésticos útiles, pero este es que merecería un monumento!

      Un saludo cordial, sin lavadora a esta hora.

      Eliminar
  4. No pensaba yo que pudiera dar tanto de sí la lavada del último domingo de mes. Si es que, cuando hay imaginación, la inspiración no tiene problemas en encontrar caminos para llegar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas que alguna vez no pensaste dónde se meten algunas prendas!. Pues un posible!.

      Un abrazo. Sin torbellinos cuánticos, que no se pierda por el camino.

      Eliminar
  5. Albada, tranquila. El oso lo tengo yo. Apareció en mí lavadora ayer por la tarde dormido entre las sábanas de verano que pensaba ivernar y cambiarlas por las de franela. Como no quise despertarle, esperé al medio día cuando le oí bostezar. Me miró con la perplejidad de lo soñado y su nueva realidad. El lazo, algo desteñido, estaba alborotado. Sin duda tuvo un sueño y un viaje algo movido. Le preparé un buen tazón de leche caliente con miel que se zampó en un momento y nos pusimos a charlar. Me contó su método de transporte por centrifugado inducido, y me dijo, que si no me importaba, que le devolviese a tu hogar. Luego alargó su patita a su espalda y abrió una cremallera, y tras urgar un poco, como quien se rasca, me entregó una moneda de dos euros. Me dijo que era por el tazón de leche. Le miré incriminatoriamente y le dije que te la devolviera, que no estaba bien hacer de lo ajeno lo propio. Esta noche te lo mando en programa rápido y sin lejía, no sea que destiña y parezca un oso polar. Recuérdale cuando llegue, que te devuelva los dos euros. Hasta que aparezca el dueño del perrito, creo que se llevaran bien.
    Un abrazo centrifugado para asegurarme que te llega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya decía yo que mi osito no estaría muy lejos. :-). Sí, Cormoran, es el mío!. Lo de la taza de leche con miel, y su monedero escondido. Era de imaginarq ue un día me haría esa broma, porque le encanta mirar embobado cómo pongo la lavadora, por quedarse extasiado cuando centrifuga a mil revoluciones, porque cree que un día despegará.
      Le he contando que no. Que es sólo una máquina del tiempo, por ver si se le pasaba la idea de viajar en ella, porque quiere ir a la luna!. Ya ves!, sin escafandra!. Gracias por haber cuidado de él.
      Mientras aparezca el amo del perrito será los mejores amigos, ya verás.

      Un abrazo ya seco, pasado por la secadora...que ya te diré en qué enredos me tiene liada con una toalla de camping, y es que no le gusta el color naranja de esa toalla..ya ves, con lo bonito que es el color naranja.Si huele divino!

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Bueno, me mira mucho..igual es que se mareó en el viaje ese de espacios paralelos. Para lelos..seguro que existen,.pero igual no es apto para perros y ositos. No sé.de tele-transportes, pero todo es ponerse!

      O no!?...Un beso.

      Eliminar
  7. Yo no he necontrado ningún osito.
    ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tenía Cormorán, quien le ha cuidado muy bien, segúro!, Ahora ando viendo qué le pasa a la secadora con una toalla playera naranja que llevé a un camping. Los electrodomésticos a veces se amotinan, como las palabras, y juegan a enredarnos.

      Si tu lavadora se tragó un perrito yorkshike, me lo dices, que está mordiendo las patas de las sillas!.

      Un beso, y bienvenida a este rincón.

      Eliminar
  8. Es que la puerta de entrada, la boca, digamos, de las lavadoras son en realidad un pasaje a diferentes mundos paralelos, entre los cuales está el de los... sí, el de lo muertos, así que ten cuidado. Yo recuerdo haber encontrado una piedra escrita en Lineal B dentro de un calzoncillo, pero jamás lo conté. ¿O quieres que me tomen por loco?
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo mío!, no me hagas que me acerque con más terror a la boca redonda y rotunda de mi lavadora. Esa hipótesis de entrada y salida de dos mundos paralelos, es que no quise indagar, aunque lo sospecho desde que dentro de unas zapatillas de lona apareció una alianza matrimonial con la fecha 1902. Sólo eché en falta una anilla de Fanta..así que quise imaginar dónde llegó.

      Yo tampoco lo expliqué a nadie. El anillo lo guardo, por si me lo reclaman en el otro mundo :-) Un beso desde este lado, sin centrifugar, maticemos.:-)

      Eliminar
  9. Llevo dos semanas durmiendo en un saco de dormir, montando guardia ante la lavadora, esperando la devolución de un calcetín amén de otras prendas, perdidas en los albores de su presencia en casa. Y ni por esas, no hay manera!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que igual tu lavadora se ha desincronizado del agujero negro de teletransportación!

      Permanece atento, por si se sincroniza. Un abrazo.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.