jueves, 16 de octubre de 2014

¿Duendes por la cocina?


No sé si es porque se acerca Haloween y Port Aventura anda ya con esos espectáculos de miedo, pero yo en esas cosas no creo. Lo de los duencillos y sus bromas no es un tema que me haya quitado el sueño nunca.

Bien es cierto, que en mi casa, como ya deben saber, los electrodomésticos tienen sus caprichos. Y llevan unas semanas con bromitas, pero les explico lo de hoy, porque igual mañana no pueda, si les da por hacer el bobo a la electricidad con el agua, y la liemos parda. Pero vaya, que no será así. Tengo cuerda para rato. 

Les confieso que al abrir el armario de los papeles, donde guardo dossiers con facturas,  informes que acabo por leer en el tiempo de descuento, esos clips que sujetan en exceso y otras cosas de papeles ordenados, porque si no, es que no los encuentro...me he quedado helada.

Porque he sentido frío, para qué engañarnos. Me ha mirado un bol  con aceitunas rellenas en primera instancia, y luego unos huevos a la altura de mis ojos.

Supongo que ya saben dónde he acudido para recoger una carpeta…Exacto...a la nevera!.

Para que no lo duden...aquí está ella. Les presento a la nevera...¿travestida?.

Foto por  gentileza de incisoconfuso


14 comentarios:

  1. Buen y divertido sistema de mantener los papeles siempre frescos, para que no caduquen, así cuando venga el momento de la declaración de renta, lo tendrás todo ordenado y a punto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los duendecillos, esos en quienes no creo, opinaron igual!. Saben que soy despistada....pero como en la peli con faldas y a lo loco...nadie es perfecto!

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Ni caso. No son despistes. Es que tienes una rica vida interior que en ocasiones se te apodera de la exterior.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Va a ser eso, Macondo. Me voy acostumbrando a no sorprenderme de nada, y ya está. :-)

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Eso es que tenías dos cosas en la cabeza.
    Y sólo recuerdas una.
    No te preocupes.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que puse dos aceitunas rellenas entre la tercera y cuarta página de un supercontrato del Banco, de cuarenta, (para prestarme cien euros), y el bocado me sentó bien. Pena que los duendecillos pusieran aguarrás en el botellín de agua. :-(

      No sabe una ya ni qué es lo que le preocupa a estas alturas de la peli de terror en que se ha convertido esta piel de toro. No tú eh?. :-). Un beso.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Llevo desde el 28 de Agosto con experiencias casi místicas. Pero vaya usted a saber por qué?!. Igual un día me pongo a pensar, pero de momento me pillas vigilando el microondas, porque el gato no aparece...

      Un saludo, Nel

      Eliminar
  5. Estás viviendo, parece, al borde de la Dimensión Desconocida, un dia de estos tendrás que hornear en la lavadora y tostar el pan en la juguera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que esto acabe pronto, porque le microondas se está uniendo a la rebelión, y la luz, que un simple tubo de neón, sí ni led ni nada...no quiere encenderse por sí mismo.

      La juguera digo yo que será la licuadora de acá...suerte que de eso no tengo!
      Un cordial saludo

      Eliminar
    2. Me recuerda una instalación eléctrica que hizo uno de mis concuñados, si se encendía la luz de la cocina, funcionaba la lavadora, si se apagaba la luz,, se apagaba también el refrigerador... (Si, juguera=licuadora).
      ¡Oh!, hay más té, por si te interesa, en jenofont.wordpress.com

      Eliminar
    3. Pues no hay fallo en la instalación en mi caso!. Esas cosas de los aparatos eléctricos!. Pues paso por allá, me gusta el té.:-)

      Cordial saludo, que si me invita...a degustarlo!

      Eliminar
    4. Entonces tienes unos traviesos goblins en tu casa...

      "–Ésta es una época maravillosa –declaró Oop– tal y como ya os he dicho antes. Han acabado con la superstición y los cuentos de brujas. En realidad, se los investiga para hallar lo que tienen de verdad. Pero mi gente sabía que existían los troll, los goblins y todos los demás. Todas las historias sobre ellos estaban basadas en hechos, ¿comprendéis? Lo que ocurrió es que más tarde, cuando el hombre dejó atrás su simplicidad salvaje, si es que se la quiere llamar así, negó esos hechos; no podía permitirse el creer esas cosas que, sin embargo, sabía que eran verdad. Así que las pulió y las escondió bien entre las leyendas y los mitos. Y cuando la población humana fue creciendo y creciendo, esos seres se escondieron muy bien. Y fue bueno que lo hiciesen, pues hubo un tiempo en que no eran los agradables seres que hoy consideras."
      (Clifford D. Simak, Maxwell al cuadrado)

      Eliminar
    5. Esos reinos olvidados, donde las cosas son...como son en la mente de un niño. :-) http://jenofon.blogspot.com.es/2014/04/reinos-olvidados.html. Acabo de descubrirlo...qué delicia.

      Un cordial saludo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.