viernes, 10 de octubre de 2014

Lola no emigra

Foto de auxiliar clínica alemana. De Google.

Lola llegó bien. Parece que ha dormido como los ángeles, será por el cansancio. Desde luego no he apreciado signos de pesadilla alguna. Su primer día en el Carlos III ha sido tranquilo, y se ha sentido protegida. Y yo ando contenta. Ya aliviada, hoy dormiré como una marmota, porque la noche la pasé en vela escuchando la radio, por si la paciente moría y estuviera mi hija con ella. Porque ahora, desde ayer, he aprendido mucho de ese virus africano. Y sé que en las últimas horas es cuando los fluidos son más virales, y más capaces de contagiar.

Su compañera está en Alemania. Tiene su edad y está contratada para un trabajo por tres años, contratada en origen, como Dios manda. Uno que implicaba cobrar dos meses sin ejercer de manera independiente. El objetivo de ese "regalo"sin "trabajar" cuidando de pacientes, es el que se les ofrece como forma  de inmersión lingüística. Porque de alemán...qué pocos sabemos nadie por aquí,, ¿verdad?

Su cometido no es en un Hospital, sino en un servicio de cuidado domiciliario. En su caso, a dos ancianas mayores y que viven solas. Tienen patologías crónicas parcialmente invalidantes, pero sin demencia ninguna de ellas. En los domicilios les obligan a hacer tareas de cuidadora sanitaria y del hogar. Justo a la hora en que acaba su jornada, en el domicilio de la segunda, no ha conseguido dejar de sacar a pasear al perro de la paciente. Según dice.

Lola me ha explicado que llora cada noche, pero que no puede quejarse, ni preocupar a su familia, porque tiene un trabajo. Tampoco puede regresar, porque su contrato le penaliza si se regresa antes de los tres años que firmó. Cuando más aguante, menos le penalizan del total de las ganancias que ha de percibir en ese tiempo. Yo creo que se adaptará, pero esta juventud... todo lo ve como una montaña.

Judit nunca se sentirá  alemana como los franfurts de los perritos calientes!.- dice mi hija, haciendo broma.

Lola es una de tantas licenciada, (graduada, ya que son cuatro cursos ahora en España pero antes eran lo que llamaban licenciaturas) cuyo cuarto curso nos ha costado 2.800 euros. En ese curso final trabajan ocho de los nueve meses. Mi hija lo hizo en jornada laboral normal en cinco servicios. Sin cobrar, por supuesto, sino pagando. Hacen el trabajo fin de carrera y trabajan, y no hacen nada más. Nos llamó la atención el precio, pero la tutora es muy maja y ha ayudado mucho a la chica en su trabajo. Sí que es más caro que los cursos anteriores, pero explican que lo es por el seguro de responsabilidad civil y penal que se ha de contratar, que lo gestiona la Universidad (ante posibles accidentes durante esa formación de prácticas laborales, que es lo que son). 

Lola no emigrará. Ni se contagiará. Hoy se pone en marcha el protocolo como está descrito, y ni ella ni nadie ya estarán solos ante el peligro. Ni al vestirse con el traje de seguridad. Ni al desvestirse. Ni durante el tiempo que están en la habitación.

Parece ser que tras los avatares de la gestión, se dará información diaria a la población, se dotará al personal sanitario de los medios necesarios, e incluso de soporte psicológico si lo necesitan.

En el Zara le guardan su puesto de trabajo de los sábados. Hoy podré dormir cuando la vea marchar, con su coleta negra, su blusa azul y una sudadera, porque llueve en Madrid.

Al fin llueve en Madrid


8 comentarios:

  1. Bajo la lluvia, deseada cuando escasea, nos sentimos como lavados de culpas y miramos alrededor con cierta complacencia.
    Me gustan estos detalles de realidad compartida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respirar sin el corazón encogido...es que vale mucho. Quise reflejar una realidad, a través de detalles.

      La lluvia, lavando ...muchas cosas, pero la ineficacia requiere más que agua...humildad y querer mejorar. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Pobre generación de jóvenes españoles...
    Otra vez los parias de Europa.
    Como sus abuelos.
    Aguantando lejanías y en muchos casos humillaciones.
    Un país de mierda que cada generación y media o dos generaciones tiene que enviar al exilio a sus ciudadanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece el destino de esta piel de toro.
      Un día el dios de los bromistas,
      para compensar tanta bella luz,
      tanta biodiversidad y tan buena gente,
      por compensar, dictó la fatal maldición:.
      Condenarnos a sufrir una y mil veces
      los disparates de locos gobernantes.

      Un beso

      Eliminar
  3. Una triste realidad, querida Albada, la de nuestros días, tan oscuros, para nuestros jóvenes, y los no tan jóvenes, tantas vidas partidas por la mitad sin futuro y sin esperanza.

    Un placer siempre leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad se mete por las rendijas de las persianas venecianas, como el sol inclemente de este Mediterráneo tan luminoso y bello como con problemas siempre.

      Un gusto que pases por aquí. Un beso, María.

      Eliminar
  4. Me gusta mucho que trates estos temas tan reales y actuales. Las precarias condiciones de trabajo de tantos jóvenes, incluso de los más preparados, es una vergüenza.
    Centrándome en tu tema, me alegro de que el personal sanitario pueda ejercer su profesión sin grave riesgo. Y me alegro también de que, por fin, hayan apartado a la Ministra Ana Mato por incompetente.

    Buen trabajo, Albada. Mi felicitación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ha sido todo tan increíble para un primer mundo, que o escribo o reviento.

      Si sirve para que se actúe mejor, si sirve para ver que con estas maneras no se vence a un virus, habrá valido la pena...tal vez. Es cierto que no hay mal que por bien no venga,,,pero Teresa ya es un daño colateral. No es normal cómo se ha gestionado esta crisis de ébola. Es vergonzoso.

      Un abrazo y gracias por pasar y comentar.. Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.