miércoles, 19 de noviembre de 2014

Gata herida, perdida en la red

La imagen que me ha llegado desde Google, Por mail y sin remitente

Alguien ha buscado un gato que simbolizase las siete vidas de este felino. Ahora, de hecho, tengo en mi casa a un adolescente felino, que con esa curiosidad y exceso de energías, me ha enseñado que  les gusta jugar a Indiana Jones esquivando portazos del viento, buscando en lúgubres cajones unos tesoros perdidos, y además, inexistentes , y que me sigue enseñando a diario sobre esa necesidad de limarse las uñas que tienen. Porque no será afilarlas, digo yo!

Una experiencia que encuentro que será inolvidable. Porque marca ya, y desde hace unos meses, un antes y un después en mi vida con mascotas.

Como escribí en su momento, en mi correo apareció un relato a golpe de mensajes de texto. Es este. Relato perdido a trompicones, Junio 2014

Pues bien, quien fuera que me explicaba una historia sobre la maldad a través de un gato que tomaba el sol, esta noche ha vuelto contactar conmigo, por el mismo sistema. Sí, a golpe de envío de dos mensajes.

En la cabecera de este post está la imagen que me ha mandado. Es un gato, que ha resultado ser gata. Es una foto a la que acompañaba un texto muy pequeño que textualmente dice: De las siete vidas, ¿a ti cuántas te faltan?.

Por la herramienta de búsqueda de Google sobre el origen de la imagen, ahora sé que hay un parque en Cali, donde quince gatas, de diversos autores, “rondan” como novias a un gato inmenso, de  bronce, con 3.5 metros de altura y un peso de tres toneladas, que se inauguró en el 96. Su autoría es el escultor Hernando Tejada, y hace poco se ha hecho un concurso sobre la mejor carta de enamorada gatuna, y también respecto a esculturas de “novias” para este felino.


Les dejo el enlace sobre ese singular lugar, y mi duda, nuevamente.El gato de Tejada 

¿Quién quiere decirme algo y qué quiere decirme un internauta…colombiano tal vez?

12 comentarios:

  1. Me siento identificada contigo cuando dices que es una experiencia inolvidable la de tener un gato porque marca el antes y el después en tu vida de tener una mascota. A mí me sucede igual, yo nunca había tenido mascotas, además, los gatos no me llamaban la atención, pero cuando por primera vez me lo trajeron a casa tan pequeñina, tan asustadita, que se escondía, ya empecé a cogerla cariño, y hoy, después de dos años conviviendo con nosotros, no puedo estar sin ella, forma parte de mi vida, y la de mi familia, es nuestra mascota, siempre pegada a mí, siempre a mi lado, acompañándome, jugando conmigo, trasteando por los cajones, saltarina al máximo, observadora, cariñosa, muy apegada y cuando la conviene va a su aire y te deja jajajaaj es una ricura de gata, y estoy encantada con ella, no quiero pensar el día que me falte, pero bueno, en esas cosas no se deben pensar nunca ni de ella ni de nadie, por cierto ¿qué tiempo tiene el tuyo? ¿y más o menos hasta que edad suelen vivir los gatos? ¿de qué color es? la mía tiene el pelo de tres colores pero predomina el color blanco por todo su cuerpo, es tan bella...

    Gracias por esta entrada, me encantó.

    Un beso, Albada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy mujer de perros. Lego tiene seis meses. Lo hemos tenido que esterilizar ya, porque no es gato de gata doméstica, sino de campo, y genéticamente es un gato salvaje, por decir. Es precioso, color canela, y cuando duerme es un ser adorable.

      Viven hasta 18 años, pero lo nromal es sobre 15, como los perros, más o menos. Un poco menos, pero poco. Mi perra, Tart, tiene trece años, y es más que una mascota para nosotros. Lego llegará instalarse en mi corazón, pero he de darle tiempo.

      Un beso, María y disfruta de tu gata, porque nos dan siempre más de lo que les damos. A diferencia de muchos humanos, que ya es triste!.

      Eliminar
  2. No sé que querrá decirte, pero a que tienes curiosidad por saberlo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás seguro que predomina la curiosidad de los gatos, al miedo a lo desconocido?.

      Un beso.

      Eliminar
  3. Me gustan los gatos, me gusta su gracia felina, es por eso que no me gusta la escultura del señor Tejada, la considero una fea caricatura. Mucho mejor están las gatas que lo acompañan, y que por lo que veo representan diferentes tipos. ¿En qué batalla estaría metida la gata que ilustra tu entrada?, espero que no haya sido por el gato de Tejada, que no valen la pena tantas heridas por ese feo ejemplar de cara plana y cola de ardilla...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que cuando entré en la página, creí que era una ardilla. Igual hay gatos con colas así, pero es que no hay color. Me gustan las gatas. Todas ellas. Esta de las tiritas me gusta, pero las hay fantásticas.

      Me gusta, como a ti la elegancia felina, ese donaire que respiran e imprimen en sus movimientos, pero no he visto un gato más feo que ese. Bueno, y los que no tiene pelo, como los Sphynx.-..Agg..Un cordial saludo.

      Eliminar
  4. Creo que esta gata tuvo un encontronazo con el gato de botero, fueron algo más que palabras, cosas de celos, por ser más o menos reconocidos públicamente.
    Está claro que el enorme gato que descansa al lado de la rambla del Raval, tras un largo periplo por diversas ubicaciones, por la ciudad, se quedó tan pancho por la poca competencia de la gata en cuestión.
    Cosas del famoseo, en las que no quiero entrar por falta de interés por mi parte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno. Ese gato gordote, de Botero, que ha ido de trotamundos por la ciudad condal en busca...no de una gatita linda, sino de dónde ponerse!. Es que entre gato famosos, las gatas ya se hacen las esquivas. Tanta foto a esos gatos...y resulta que nos gustan más estas gatitas de autores varios...

      Un abrazo..

      Eliminar
    2. Ese de Botero es cualquier cosa menos gato, porque carece de felinidad...

      Eliminar
    3. Carece de todo, menos de volumen!...pero sabios tiene la Iglesia. :-) Y ojo otros animales, porque volumen, hay que reconocer que sí tienen. Encanto según para quién, que también.

      Eliminar
    4. Yo también veo lo siguiente: si se sacaran todas las gatas acompañantes, el gato de Botero seguiría siendo algo insulso y de seguro quedaría buscando una nueva ubicación. En cambio, si solo desapareciera el gato de Botero, las gatas acompañantes conformarían por sí mismas y por derecho propio, toda una interesante exhibición escultórica.

      Eliminar
    5. De hecho, me parece muy interesante la muestra de las gatas. En sí misma es una gran exposición, cosa que no lo consigue ni el gato-ardilla, ni el gato-vaca...

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.