sábado, 1 de noviembre de 2014

Los zombies no existen

Camposanto de Jalisco. Tomado de Internet

La tradición de ir a los cementerios no me ha gustado nunca. No entiendo que se fije una fecha para algunas cosas. No me gusta el catorce de febrero para decir “te quiero”, por ejemplo. Así que entiendo poco y mal eso de asistir a limpiar una tumba, renovar flores, o recordar el amor hacia  los que nos faltan a fecha fija.

He tomado el bus, que hoy funciona todo el día para llevar a los ciudadanos al cementerio de la ciudad. En él había bastantes mujeres entradas en años, con ramos de flores, y utensilios de limpieza. Mi intención era hacer lo que he hecho. Pasear por los alrededores.

Al final he entrado y en la zona más antigua, como ya imaginé, había muy poca gente. En un banco, una señora leía una revista del corazón, lo que me ha llamado la atención. Me he sentado a su lado.

Tal y como ella me había informado, a las nueve horas en punto se ha abierto la losa de una tumba. La de su marido. 

De ella ha salido un señor de no más de cuarenta años, que no era capaz de mirar a nada ni a nadie, tal como me habían avisado. No estaba descompuesto. Vestía traje oscuro y su pelo estaba bien peinado. Llevaba un reloj de bolsillo, bien colocado, con leontina dorada.

Nos hemos quedado mirando. Ella muy tranquila, y yo muerta de miedo, cómo,  con una piedra, añadía a la palabra “esposa” la de ADÚLTERA, así, en letras mayúsculas. Con su acento y todo. Se ha regresado luego, como si tal cosa, a la oscuridad parcial de su féretro, imagino que entreabierto, y ha quedado la losa a medias.

La señora, hoy con mi ayuda, ha colocado la losa, y ha borrado con una toallita húmeda la palabra delatora. Luego la he visto marchar, murmurando…”sería un santo, pero que se pudra en el infierno”. No puedo afirmar la exactitud, pero juraría que era esa la frase que dijo.

He apuntado el nombre que figura en la lápida, y he buscado en la hemeroteca hasta donde he podido. Todo encaja. La señora, Herminia de la Cruz y Fuengirola, debe ser aquella mujer que ya viuda se casó pronto, y cuyo segundo marido murió de un infarto en el cementerio el Día de todos los Santos. Mientras adecentaban, juntos, la tumba del primer marido, suizo y anestesista, y el mejor amigo y colega del segundo.

Es viuda por segunda vez desde hace treinta y nueve años. Por si les sirve de algo, les diré que no creo en fantasmas, como tampoco Herminia, y que ésta se ve sensacional para la edad que tiene.

Eso sí, se abstiene de acercarse a la tumba de su segundo marido, el amor de su vida, según me dijo, con el “Hola” en la mano, mientras conversábamos mirando el reloj. Suizo en su caso.


16 comentarios:

  1. ¡Muy bueno! Es un relato muy apropiado para el día de hoy.Comienza como una simple opinión sobre esta costumbre y, con gran habilidad narrativa, se va transformando en una ficción literia interesante.
    Me ha gustado mucho.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer hice de miedo, bueno de miedo contenido, y hoy pues tocaba un muerto, fantasma o similar...y salió este relato, basado en hechos reales. Es broma.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Excelente relato de muertos vivos, te felicito.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso era un muerto muy vivo. Pero la señora había sido muy viva tal vez. Quién sabe!

      Un abrazo

      Eliminar
  3. La mascletá!!!

    Huele a pólvora en el cementerio.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigo sin creer en fantasmas ni zombis, pero Herminia ha sido toda una lección de vida!.

      Un beso.

      Eliminar
  4. Sigues inspirada por el día. Me ha encantado también este relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tanta literatura sobre cosas raras, que me animé a juguetear. Me alegro te gustase!, me lo pase´sensacional al escribirlo.

      Un beso y buen domingo.

      Eliminar
  5. No entiendo esta manía de concentrar el recuerdo de los difuntos en un solo día, parece como si así, se liberará la conciencia para el resto del año.
    Además, sinceramente, todo este trajín en un solo día, no descoloca un poco y malditas las ganas de ver a la golfa de mi mujer que me la pegó con un anestesista de tres al cuarto, que me dejo seco en un ataque de celos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era así. Ella iba ahora porque sabía que él saldría de la tumba a poner una palabra. Pero es que él salía de la tumba porque al verla , recordaba!.

      En efecto, la solución para este caso y otros muchos, es no asistir ese día a ver a los deudos. Un beso.

      Eliminar
  6. Vaya ¿y se ha vuelto a meter en la tumba sin enterarse de los resultados de la Liga? Estos muertos ya no son como los de antes...
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que a ese difunto, con los años, lo del fútbol le iba interesando cada día menos. O, pudiera ser, que en el cielo de los astados no llega la prensa deportiva :-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Uno ignora las cosas raras que pueden suceder y lo bueno es que si uno escucha puede sacar historias de la tumba y escribirlas.
    Saludos desde Tenerife.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ficción, pero ya lo creo que hay cosas incompresibles. Escuchar a la gente mayor es aquellas cosas que debieran aconsejarse siempre. El día de difuntos...también. :-)

      Bienvenida a este rincón. Un cordial saludo. Gloria.

      Eliminar
  8. Los amantes deben quedar en eso, en amantes. Y aunque la persona amada quede liberada, no deja de ser un error cambiar de estatus. La desconfianza de saber que la historia se puede repetir, pero con los papeles cambiados, puede producir infartos.
    Un saludo infielmente fiel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que Herminia había llegado a la misma conclusión que tú. Un marido es un marido, y sólo hay uno. El segundo, seguramente seguiría vivo, de no haber firmado con la boda, un cambio de estatus, (que le duró menos que un telediario para hiperactivos, para más inri)

      Un abrazo fielmente infiel, Cormorán. .-)

      .

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.