martes, 11 de noviembre de 2014

Soñando en la ciénaga

Óleo de Z. Beksinski. Tomado de Google

En un vano intento
de poner cordura a lo intangible, 
su mente se había emponzoñando,
lentamente, en una densa niebla. 

Su memoria construyó
la inmensa ciénaga. 
Sin mapas o referencias. 

Incapaz ya de ubicar 
a ese fantasma flotante, 
en su amasijo de recuerdos, 
ella surgió, alada y luminosa.

  
                               

8 comentarios:


  1. Cual mariposa
    Surgida de una
    Fealdad asumida
    Su vuelo hacia
    La luz inteligente
    Le prometió una
    Felicidad grata.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las pesadillas no suelen cambiar a sueño más relajante, pero salió así.

      Qué nos lleva a un instante negro y frío...qué nos lleva a una sensación de alegría y belleza...pues no hay chuletas para buscar bellos sueños.

      Cual mariposa naciente,
      dejaba atrás el frío
      de pesadillas y sombras,
      abriendo sus alas, a los sonidos.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Surge de entre tus versos ese fantasma que flota sin tiempo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay terrores que guardan fantasmas Seguramente todos tenemos alguno, y a veces nos visitan en la noche.
      Estoy segura de que todos tenemos como hadas, por decir, que nos acunan el alma desde la infancia, y de alguna manera, reivindico ambas figuras, pero como sabes, escribo. Simplemente escribo. Creo que sin objetivo alguno!

      Un beso, María

      Eliminar
  3. Voy a intentarlo yo también.
    A ver que tal...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo, pero imagino que es decir al principio de la pesadilla algo así como...-que no, que no existes!.
      Sin elementos macabros, las mariposas pueden desear asomar. Quién sabe. Quién sabe cómo funcionan las ciénagas del alma no?

      Un beso.

      Eliminar
  4. Me encanta Albada, es masa entre grises que se apodera de la mente, bella en las tinieblas, o monstruo entre luminosos caminos desconocidos, muy bueno ,me gusta mucho.Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de esas cosas que uno busca. Que el gris no nos abrume. Ojalá la luminosidad de alas mariposas nos despertaran siempre.

      Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.