sábado, 8 de noviembre de 2014

Te busqué en un poema



Salí a buscarte.
Entre las lianas
que te amarran al árbol.

Entre las raíces
que te atrapan
al sueño de la tierra firme.

Entre las ramas
que embaucan a los insectos,
y entre el sonido de las hojas.

Ellas mecían tu canto,
Ayer cargado de flores,
y hoy ahíto de ausencias.

Entre los cien mil colores
de los ocres de este otoño...
no pude reencontrarte.

Desistí...
por encontrarte
en oquedades...
al desistir de buscarte.




.

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Tampoco me gusta todo de ti...
      Es broma, mejor buscar poquito,,,quizá otro día va..y se encuentra la alegría de unos ojos como caricias de mar. Entre arrecifes de sal y abrazos.

      Un beso

      Eliminar
  2. Atado por mil preguntas
    Acepté sin remisión
    La pérdida de mi guión
    Esperé ansioso el rescate
    Que tus besos producirán
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caramba con lo poetas
      que sujetan aunque no aprietan
      las oquedades del la madera,
      presta a retomar primaveras
      que compartir con la luna.

      Un beso.

      Eliminar
  3. Busca en las hojas del árbol,
    que dulces brisas mecieron,
    y que susurran tu nombre,
    porque de mi lo aprendieron...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...entre las hojas de un sauce
      revolotearán mariposas
      cuando regresen las luces
      de los labios que te evocan...

      Eliminar
  4. Salí a buscarte entre los blogs de colores ocres de otoño, entre el sonar de las letras, entre la brisa del sueño contado,... y te encontré.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salí de ese bosque contado,
      por ver si la luna alumbraba
      otros colores de otoño
      que en mi paleta faltaban...y ahí te vi.

      Un cordial saludo

      Eliminar
  5. Te encontré en las hojas
    en las piedras
    en el arroyo que por ellas corre
    te encontré en las nubes, en el sol, en la luna
    te encontré en el aire
    te encontré en la tierra
    pero al llegar a casa
    te habías ido

    Besos encontrados y no desaparecidos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te busqué en el río,
      en las olas de mar salado.
      En las ramas de un árbol
      recién sembrado.
      Con caricias de olas
      de acantilado.

      Y allí estabas!. Un beso.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.