domingo, 9 de noviembre de 2014

Un cuadro en la mañana

De Modesto Trigo. Óleo de 130 x 90 cm , creo recordar.


Me pareció una instantánea de la vida. Me sugiere esa foto disparada que nos deja, como una mariposa enganchada a un tablero de corcho, una figura. Ahora exánime, sin alma.

Pero de alguna manera viva. Y nos alerta de la efímera mirada de la vida en nuestros ojos.
Aparecen unas novedades en cartera, que están programadas para un gozoso estreno. Y lucen relucientes. Lucen jóvenes, de abrir los ojos y devorar lo que nos llega.

Pero no quedan ocultas las oquedades del paso del tiempo. De las luchas perdidas. De los olvidos. De los verdugones del tiempo. De los quehaceres vividos. De los insectos hambrientos.

Esa textura del lienzo, que asoma en una exquisitez del trazo, nos alienta a sentir el paso del tiempo. Nos relata la imposibilidad de atrapar, de un sólo disparo de diafragma, la vida, que tan gustosa respiramos, pero que nos lleva, sin remisión, hacia la postrera nada. 

6 comentarios:

  1. Me encanta esa pintura.
    Una maravilla.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un resumen preciso de lo que entiendo por estar vivo. Cambiante, animoso, vejestorio...todo al tiempo. Me impactó, y por supuesto, comenté al autor.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Noto un tono de desencanto en esta entrada, es verdad que se puede desprender de la pintura lo efímero de la vida, pero también destaca lo que tiene de brillante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual ese tono es el de un cielo encapotado hoy. Pudiera ser. Me recordó una pared cualquiera de una gran ciudad, que en plena crisis es el escenario de sucesos que ahora veo, y antes no veía. Me recordó que la esa pared sugiere el ocaso de un presente que aguanta un futuro de luz, como ese cartel de estreno, entre sombras de desconchadas paredes que aguantan como pueden.

      Me centro en lo brillante, gracias!. Un cordial saludo.

      Eliminar
  3. Me recuerda las sucesivas capas que en la vida vamos acumulando y que le llamamos experiencias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedan limpias las recientes, y desconchadas a medida que van quedando atrás. Buena reflexión. Mejor y más optimista que la mía.

      Gracias. Un beso.

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.