miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz Año



Quien más quien menos hemos sobrevivido a la Navidad y al Fin de Año. ¡Y con qué estrés!



Pasada la etapa de montar un Belen, o el pesebre. Con un río de papel de aluminio que de tan limpio parece imposible, y con esas palmeras que luego rociamos con nieve...que ya me dirán que contradicciones!. Y con ese niño Jesús tan desnudo. Pero si era de Noche, pobrecito!, y venga a llevarle los pastores ovejas y gallinas...Un buen abrigo, por favor!. Eso si no hemos optado por un abeto de Navidad, que manda narices el gusto de comprar uno natural y la bobada de uno sintético, pero que en ambos casos hay que calcular tamaño de adornos y número, porque no quede la cosa atiborrada, o de una pobreza de espíritu que quite el alma. Y si se decide poner las dos cosas...bueno, un máster de cálculo y física cuántica como poco.


Todo el mundo lo pasa bien en estas fechas. Pero qué agobios en cena de Nochebuena no? Y eso si es que no hay cuñados pesados en enseñar su ipod. O en Cataluña tengamos algún invitado con afán independentista, porque entonces ya la cena se convierte en una maratón de diplomacia!.
Del Tió o Papa Noel es que ya es un tema aparte. Más estrés en compras, más  dotes adivinatorias de gustos..en fin, que uno acierta o no acierta, pero siempre, y eso es verdad, el espíritu de la Navidad invade de buena voluntad las intenciones, y por ende, los presentes que se obsequian y se reciben.

Lo de la noche vieja es más estrés si cabe, pero esta vez más de mucho más, porque además este estrés viene con límites  de reloj en mano. Las compras para la cena son de episodio de guerra de obstáculos, y su preparación de tetris en acción, porque se ha de cuadrar con la preparación de uno mismo. Y es que está feo empezar el año hecho unos zorros!. Y ojo a los preparativos para el brindis y las doce uvas. De lo segundo por no descontarse al preparar la docenita exacta, y que no tengan semillas! porque entonces, ya si hay que pelarlas y quitarles los pipos, requieres un tiempo y una destreza que no tenemos ya tras atracarnos en la cena!.

Ay, las doce menos diez ya??? Y esas explicaciones de la bola y los cuartos...como si ese reloj fuera un misterio como el boson de Higgs!. En fin, que no falte ropa interior roja, (ay!), y anillos de oro en las copas...ay de ay!, y ojo que empiezan las campanadas.(ay, que si suenan los cuartos..)...Tong. ¡Ahora, ahora, va... Una...!! Tong...¿Cómo que seis? Tong...¡Eh!, ¡deja mis uvas! Tong... ¡Es que se me ha caído una con el gato! Tong... grounfffffff... Me sobró una uva!.. Pues a mí una campanada!

Se sobrevive tragando o engullendo, para brindar y darse un beso ¡con la boca llena! Feliz año, eeeeh, felicidades, grfdddfd... Y ahora suerte que no suenan los teléfonos!. Porque nos pillaban los buenos deseos con la boca sin poder hablar oiga! Vaya manera de empezar el año, no?

Lo malo es que tienes la obligación de divertirte. Así que hay quien remata con fiestuqui, disfrazados de vampiresa, o de duque cuanto menos. Ellas con tacones y con más frío que un cubito, y ellos con baños de desodorante, y chorreando gomina en el pelo. No todos, seamos francos.

Yo ya mejor que no. No estoy para que alguien me coja por detrás gritando Congaaaaa, porque a ver cómo escapas de una de las doce congas que puede haber en un garito! Si hay riesgo de colisión, o con otra conga, o con una columna vestida de adornos navideños! Y eso que no haya heridos, porque si no, tras la ambulancia sigue la fila de congueros hasta el hospital, donde el personal de guardia aún lleva los gorritos y/o, los collares de hawaianos, porque estar de guardia no implica no celebrar un poquillo la Nochevieja. Porque seamos francos...si uno no disfruta de estas fiestas...cuándo va a disfrutar uno, no?

Lo dicho, que habiendo sobrevivido ya...sólo nos queda disfrutar del Año que empieza, Feliz Año! 

18 comentarios:

  1. Tremendo, cuentas la verdadera historia, de unas fiestas, en las que, lo que realmente importa es sobrevivirlas.
    Las situaciones, que en función de la edad y época, hemos ido pasando, montajes de belén, luego belén, árbol, coronas y todo tipo de detalles por la casa, comidas y cenas familiares, los tíos explicando batallitas de la guerra, hermanos explicando milis, familiares con sus negocios, jovenzuelos con su política, madres apaciguando ánimos. Luego nosotros tomando el relevo.
    Pasemos al año nuevo
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, no quise alargarme pero ahora porque lo de la mili ya va quedando para mayorcito largos, pero las cenas de Nochebuena eran un desfile condensado de toda la vida!. Tomamos el relevo?, yo creo que sí. Tal vez ahora somos los que aún hablamos de la mili sabiendo qué es esa palabra! De la guerra civil me parece que ya se habla poco, y casi mejor,
      No quise hablar de la nutrida vajilla que queda tras estos episodios de supervivencia amorosa...pero da para un zafarrancho de combate!.

      A sobrevivir a los Reyes Magos...que ya falta menos. Feliz Año. Un beso.

      Eliminar
  2. Lo de la conga no lo sabía yo, pero vamos... que tampoco tengo interés en sufrirla en mis propias carnes.
    Lo importante es lo que viene a continuación. Que sean muy felices todos y cada uno de los 365.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo!, ya que hemos sobrevivido, lo importante no es la conga, ni los papelillos de confeti y similares que queda, o la ropa arrugada...sino lo que estrenamos hoy.

      Un nuevo Año, que deseamos mejor, en lo posible, para tooooodos los que nos rodean, en cada uno de los días que hay que ir pasando de uno en uno.
      Un fuerte abrazo y sensacional 2015 para ti.

      Eliminar
  3. Yo este año voy a ser más solidario que nunca.
    Voy a ahorrar todo lo que pueda y lo donaré para que se investigue sobre esa enfermedad terrible que afecta a la gente que baila la conga.
    Se ve que se les destruye el cerebro de forma vertiginosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se les carcome, pero sólo en esa noche. Luego, en la mañana, parecen personas normales. Será que el saldo de disfrutar sin límites acaba pasando factura o algo así.

      Un beso y feliz año

      Eliminar
  4. Los rituales de estas fiestas son un verdadero e intrépido caminar, lo de las uvas que si peladas, que sin semillas, que si ecológicas, total para atragantarte y lo de la conga yo creo que lo peor es hacer una hora de cola para acceder al local, donde luego te pones en la cola de la conga, claro cargadito de vapores del cava y luego el primer día del año durmiendo excelente y divertido.
    Bueno que a pesar de todo es fiesta, feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ahora como que no me imagino en esas tesituras, pero sí. Son ratos para pasar en excesos...de todo un poco, que luego se pagan durmiendo, en la espera y el deseo de que el nuevo año traiga mejores sensaciones que el anterior.

      Que no se nos atragante ningún deseo que haya quedado por cumplir en este año que se va. Por un brindis permanente cargado de deseos de felicidad.
      Por un feliz Año Nuevo!

      Eliminar
  5. Yo no soy de fiestas (nunca aprendí a bailar) y se me considera un verdadero antisocial. Pero los buenos deseos los tengo siempre y, aunque lo que vendrá es simple incertidumbre, te deseo que el año que empezamos sea razonablemente bueno, es decir, sin golpes ni caídas, físicas, económicas y espirituales...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus buenos deseos, de manera tan simple. Si es que es fácil hacerlo sin tanto montaje, verdad?

      Deseo que ni golpes ni caídas, ni golpes de timón desagradables nos lleguen. Un abrazo

      Eliminar
  6. GRACIAS, ALBADA2, por tus buenos deseos, que son proyecciones positivas que renuevan nuestro espíritu! Te deseamos un 2015 pleno de felices realizaciones. Hay muchas buenas esperanzas en ciernes, por que 2015 comporta el mágico numero OCHO, el número del Infinito. Mis mas cordiales saludos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues gracias por la información de las buenas esperanzas en ciernes, porque este año que dejamos atrás fue duro para mucha gente.

      Un feliz año, donde la mejor cara de los seres humanos se haga visible. Un cordial saludo

      Eliminar
  7. Un placer leer tus descripciones, me he divertido porque muchas cosas me suenan, no tanto porque me pasen a mi desde hace unos años , cada vez me vuelvo más austera y sencilla en la preparación y demás, pero si algo me gusta es dar la bienvenida al año nuevo, tengo la fantasía de que realmente vendrán cosas maravillosas y todas ellas se arremolinan en la duración de las 12 campanadas ...

    Mis mejores deseos Armonía y Plenitud,

    Besos fuertes,

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cómo me iba riendo mientras escribí, eso sin saber que Canal Sur se comió, literalmente las campanadas, por emitir un anuncio. Los televidentes aún esperan las campanadas de la suerte..o no, porque Almería ahora es famosa por haberse engullido ese toque de campanas.

      Era un fallo, por el que ya ha dimitido una persona, pero los andaluces tiene un humor a pruebas de sabotajes!. Lo dijo...Salud de la buena y mis mejores deseos par ti. Un abrazo, poco estresado...si no hay niños esperando a los Reyes! :-)

      Eliminar
  8. Cuándo va a disfrutar uno, si no... Tus congas me han recordado la ferocidad que se esconde tras la diversión, las congas de La Gran Belleza, la soledad que ocultan. Bueno, al menos ya no habrá que comer langostinos hasta el año que viene.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro...es que si no...cuándo se va a disfrutar!. De las soledades con bozal que visten las congas y otros muchos eventos multitudinarios, qué decir...una tesis nos saldría, pero hoy, que pasaron los Reyes, ya hemos acabado los langostinos, que parece que no, pero ya es un quitarse lastre festivo.

      Un abrazo. y a gozar de un año que deseo lleno de felicidad para ti.

      Eliminar
  9. Hola Albada2, sólo tú puedes conquistar los caminos de la palabra. ¡Qué las letras te sean propicias a lo largo de 2015! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nel, pero cada Nochevieja, inexorablemente, me hace pensar que ese camino de las palabras del que hablas, lo debí de tomar mal en alguna curva, porque cada año escribo peor.

      Feliz año para tus letras!. Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.