jueves, 18 de diciembre de 2014

Pasar el rato

El crucigrama de ayer era muy fácil- Leí en un un post que añadía la siguiente foto


Me reí tanto, que decidí pasar el rato con el crucigrama de mi diario impreso habitual, pero como ya le tengo cogido el truco al autor, me duró cinco minutos. Y la vida no es eterna en cinco minutos, por lo que abrí el libro de la biblioteca que había retirado ayer, junto con otro. La bibliotecaria sabe que mejor tomo de dos en dos, porque soy tan de lecturas anárquicas que prefiero tener un par de libros empezados.

En este, de un famoso anciano que se había escapado por la ventana, yacía a modo de punto de lectura, un billete de tren. 

Del siete de Julio de 2013. Mira, me dije, 5713, y del viaje de un chaval menor de veinticinco años, porque el billete había sido pagado con un carnet de joven.

Yendo a mirar unos cuadros, por la tarde, me dio por comprar un número de los ciegos, de la ONCE, cosa que no hago jamás, la verdad. Pero un 5713 estaba ahí, guiñando un ojo. Y era a mí, no me cupo duda.

No sé si decirles que me ha tocado, o mejor me lo callo, porque ahora...dudo si volver a la biblioteca a preguntar por el nombre de quien tenía este libro hace un año, y compartir con él o ella las ganancias, o simplemente agradecer a la suerte que ese libro, tantas veces pospuesto en su lectura, me haya traído este regalo...de Navidad.



10 comentarios:

  1. Sorteando todas las dificultades que en la vida encuentras, un poco más que en este crucigrama, la magia de lo desconocido, nos ayuda a transcurrir por ella, con mayor éxito.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que has leído el libro...estos centenarios con mochilas de vida...que nos dan sopas con ondas..o sopas de letras, o autodefinidos con laberintos!. Es que se me escapa la risa, como ayer.

      Un abrazo!

      Eliminar
  2. El libro del anciano que se escapó por la ventana es un horror de libro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi crucigrama, a ratos, más que para pasar el rato, es casi un horror, también. Te cambio mi centenario literario por un crucigrama chulo. O por dos bolas de navidad con cascabeles. Para pasar el rato.

      Un beso, Toro

      Eliminar
  3. Qué poco me gusta jugar a la ONCE, nunca juego jajaja sí a la lotería de navidad, y aunque llevo tres, no se por qué me da que va a terminar en 4, el lunes lo sabremos, pero el crucigrama de nuestras vidas nunca se sabe en qué terminará.

    Te deseo unas felices navidades, querida Albada.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La suerte es algo raro tal vez hasta inexistente, pero yo llevo muy poca lotería. Ojalá la mejor no nos falte nunca, ese tópico pero real de que la salud y el afecto no se nos escatime, pero no le haría ascos a un pellizco de dinerillo!.

      Querida María..cómo hacerte llegar mi abrazo más ceñido, cuajado de calor y sincero deseo de unas buenas fiestas. Un beso grande, como tú. Feliz Navidad-

      Eliminar
  4. Yo tampoco soy muy de loterías y eso que cayó el gordo hace dos años muy cerca de mí.
    Mejor no lo digas, que ahora creo que ya hay que retratarse en Hacienda también con esto.
    ¿El destino del billete era Pamplona? Por las fechas muy bien podía ir a correr el encierro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que con las cifras, me equivoqué...era día cinco, no siete, y me temo que no iba a Pamplona, sino a Barcelona, según lo que ponía el billete:-)

      Un abrazo, que voy para Bingo...perdón, para el sorteo de Navidad, con ese número, o el otro, bueno, con unos de los dos. U otro, no sé.

      Eliminar
  5. Quedé intrigado, porque 7 de julio de 2013 es 7713, es decir que si se ganó ¿fue por error?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema. El número que debí buscar, o dejarme encontrar por él era el cinco de Julio, 57, y es lo que hice, pero el billete estaba fechado el siete, 77, pero no lo supe ver, porque me llamaba el símbolo del 5. El que salió.
      Porque al final la confusión, o la simbología de la suerte, es a interpretar sólo ante hechos consumados. No es así?.

      El 7713 no lo vi, pero sí 5713 en una matrícula de un vehículo, y de ahí hice la película, de lo que quise ver como llamada del destino...Fácil!. Un abrazo

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.