sábado, 27 de diciembre de 2014

Varita mágica, regalo feliz

Mi regalo de Navidad de amigo invisible. Traía un billete que es un papel.

Un amigo invisible, humano, preciado, sensible y que valora la simpleza y mi simpleza, me ha regalado un palo. La caja era blanca, el lazo naranja, bien puesto y feliz, y albergaba el palo que pueden ver.

No lo había pedido, pero hay un anuncio que me entusiasma. Por el entusiasmo del niño al recibir el presente. Igual  es que la magia inundó el corazón de ese amigo invisible, porque me llenó de felicidad el regalo. No imaginen mi expresividad, ni por edad, idéntica a la del niño. Pero que me hizo ilusión, no lo duden. Pero mucha.


Así que para hacer conjuros, es decir, poder alejar a los malos espíritus de la pobreza, de los desengaños, de las tristezas a flor de piel y otros pesares, voy a usar el palo para fabricarme una varita mágica.

Cómo se hace. Pues es muy sencillo, porque he asistido a un colegio de alta magia y baja superstición, y allí tomé notas en un cuaderno de fantasía, con tapas de siempre-quiero, y espiral de ambrosías de buenos deseos.

Primero se ha de hacer una depuración de ramitas, pero ligera, porque si no va a parecer una aguja de hacer calceta, y no me apetece ser un peligro para nadie. Afilar, mejor poquito. Pero muy poquito, pensando en batuta, más bien.

Para que adquiera sus características de magia potagia, se ha de inmersionar en una pócima de buenos augurios, durante una luna llena y media de tiempo, y en un recipiente con un litro de besos. Esto se ha de seguir de manera muy estricta, y en las unidades se ha de ser muy exacto, porque si no, los ingredientes no funcionan.

La poción ha de ser personal, así que yo he elegido los ingredientes obligatorios (agua, sal y azúcar) y además canela, hierbabuena, zumo de limón y plumas de ave fénix. He dejado de lado la fibra de corazón de dragón, y el pelo de los calvorotas de Mayo, así como las garras de tigres y tigresas, la esencia de púas de erizo y cualquier otro ingrediente o resto de seres vivos, incluido de cuerno de unicornio.

A medida que se incorporan los ingredientes de ha de ir recitando el qué y el para qué de cada uno. Por ejemplo. Pongo plumas de ave fénix para endulzar este hechizo, y un poquito de limón, para que todo tenga mejor ritmo. Añado este azúcar para que huela rico, y este soplo de risa, para que se rice el rizo. 
Cuando el agua burbujeante está lista se nota, porque huele a fantasía, y casi se duerme al ser removida con esmero y cantarela de fondo. Sólo resta depositar la vara, dejarla esa luna y media, y ver cómo se convierte la humilde rama  en una varita mágica de verdad.

Con ella espero hacer la magia de ayudar a ser feliz a mi alrededor. Claro, que seguro que con quien primero lo pruebo, será conmigo misma!.

Ya les diré si consigo tanto conjuro como deseo. Lo que no sé es si funcionará sólo en mis manos, o podré prestarla.

12 comentarios:

  1. Seguro que con tu poción, la varita mágica, será una virtuosa máquina de buenos deseos, que el año que está por empezar, nos prodigarás.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que los ingredientes sean correctos, pero que pueda detectar lo que se necesita de magia para que los que me rodean puedan recibir unos aires mágicos que endulcen sus vidas.

      ya veremos!. Un abrazo y feliz Año Nuevo!

      Eliminar
  2. Qué detalle más sencillo pero son los que llegan al alma porque en la sencillez está la belleza y el cariño, no por ser un regalo más valioso económicamente, tiene que ser más valorado sentimentalmente, todo lo contrario.

    Ya me dirás si tu hechizo te sirvió efecto, ójala también haya servido para mí, para que me ayude a lo que tanto necesito, si se me cumpliera, serías la primera en saberlo, querida Aldaba.

    Un beso enorme y te deseo un feliz año 2015 repleto de proyectos cumplidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me he sentado a esperar en una silla, a que el palo se convierta en varita, y lo primero que haré es dirigirlo hacia tu blog deseando que logres lo que quieres. Lo veremos ambas.

      Gracias por tu lectura. Un beso grande y feliz Año Nuevo, María.

      Eliminar
  3. Hay que desear entonces que la magia funcione, para que puedas usar la varita, contigo misma y con los demás.
    Arriba dice: "Todo el contenido de éste blog está protegido", ¿eso quiere decir que no puedo copiar la receta?
    Una pregunta: el "pelo de los calvorotas de Mayo", ¿se puede reemplazar por un par de dientes de gallina?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentadita espero. Sí, puedes copiar la receta, porque aún ni está probada, y sería una variación de una posibilidad. :-) Ese pelo de calvorota yo creo que podemos cambiarla por escama de calamar, además de por diente de gallina, pero en mi colegio no matizaron.

      Un abrazo y feliz Año Nuevo.

      Eliminar
  4. No me extraña que estés tan contenta. Nada menos que un palo. Hace tiempo que no me regalan más que cosas que ya se sabe para qué sirven, a veces incluso con instrucciones adjuntas. Quien pillara un palo mondo y lirondo. Virgen de aplicaciones, para poder inventármelas yo.
    Feliz 2015.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que el mejor juguete es aquello que uno decide para jugar. En el caso de los niños, estamos cansados de ver cómo juegan con los envoltorios de los caros regalos.
      Un palo, una piedrita, una burbuja de jabón..Para inventar mundos.

      Feliz 2015, y felices fiestas, con un abrazo, Macondo

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Pues hale, y que tú lo veas!

      Medio beso..Digamos so

      Eliminar
  6. Sólo por las ganas y la energía que le has puesto, funcionará de manera mágica no exactamente lo que le pidas , te concederá lo que resulte más mágico que ni lo asocies con ella.

    Besos fuertes

    tRamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la ilusión de los deseos. Se escribe con pellizcos de locura, gramos de ternura, quilos de afectos y espolvoreado de recuerdos de infancia.
      y halijop!, hágase una posible varita de imposible receta efectiva, pero hecha con mucho amor. Que siempre se pone en las recetas con mayúsculas, por lo que recuerdo-

      Un beso y que el fin de año nos pille bailando, en brazos de esos anhelos por empezar a enhebrar, para coser durante tooooodo el nuevo almanaque. Feliz 2015!

      Eliminar

Ponen un gramo de humanidad a este lado de la pantallita blanca. Por eso, son siempre bienvenidos. Gracias por leer.